Joan Jordi Abentin

Durante estos últimos días hemos visto como una ONG se ha colado en todos los titulares.

Habitualmente, todo y que hay una gran faena detrás, ya es costumbre que los salvamientos y las ayudas humanitarias pasan a un rol secundario, sin grandes coberturas ni grandes anuncios de TV. Es curioso. El mundo alaga a Messi o a Cristiano pero pasan por desapercibido a salvadores de vidas…

Bien es cierto, y volviendo al inicio, que durante estos últimos días la dinámica ha sido distinta. Hemos visto como un barco que rescataba a refugiados y refugiadas en pateras en el mar ha encabezado todos los medios y ha protagonizado el debate en twiter. Y si, puede ser algo positivo. Pero personalmente veo que hay un punto negativo muy grande, y es que esto, un problema con solución tan clara, ocasione debate.

Para empezar, hemos visto como el Sr. Abascal de Vox acusaba a Open Arms de máfia. ¡MÁFIA! ¿Usted está mal? Ya no solo por la acusación, que es gravísima, sino también por la falta de ética con los Derechos Humanos y las personas afectadas.

Realmente da asco ver estas frases de políticos representados en el Congreso de los diputados. Y el problema ya no viene solo de la extrema derecha. Hoy el gobierno habla de multas hacia la organización, unas, que son injustas e inhumanas. A parte, ¿Por qué tanto interés multar el open arms y tan poco en sancionar los bancos o los corruptos que han pasado por nuestro país? ¿Por qué ponen en el mismo lugar ladrones y rescatadores? Además, la gente del PSOE, y sobretodo sus votantes, son del equipo de lo Derechos Humanos. Tendrían que ir con cuidado que hacen.

Y sí, como estudiante de Relaciones Internacionales puede que haya alguna norma internacional que tache de ilegal algún acto de la ONG. Pero a la vez hay que tener claro, que salvar vidas y personas es legítimo, y al largo de la historia hemos visto como esto va por encima de cualquier constitución. En Tarragona, con Asamblea lo dijimos bien claro. La constitución, el Estatut o la Biblia que digan misa. Pero por delante va la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Igualmente los ultras en la derecha siempre han sido así y difícilmente cambiaremos a sus ideología ya sea Salvini, Le Pen o el mismo Hitler. Pero quien queda más retratado es la Unión Europea. Y sin caer al populismo del euroceptismo (en la era moderna, necesitamos  la unión) toca hacer una crítica muy importante.

Necesitamos una UE comprometida con el progreso, y eso significa más ayuda humanitaria, con más castigos para aquellos que se pasan los derechos humanos por el santo forro.
Necesitamos una UE que nos defienda, y que no piense solo en el bienestar Económico de uno pocos sino que lo haga por el de todos, incluyendo las personas refugiadas.
Necesitamos una UE que combata contra el fascismo y no que casi contribuya con él.
Necesitamos una UE ejemplar, con la libertad, la igualdad y la fraternidad como bandera y que sea el mando de la toma de libertades en toda Europa.

Igualmente, casi con todos estos errores hay que decir que necesitamos una UE. Y entre todas y todos podremos hacer que sea real todo lo anterior. Solo hace falta poner como punto primordial que tendrían que ser los DDHH que con el tiempo dará beneficio a todo el pueblo Europeo. El local, y el que llegue.

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario