Pese a que en las últimas décadas se han producido importantes avances en materia de respeto a la diversidad, por desgracia, aún hoy, la intolerancia, el odio y la xenofobia siguen estando presentes en nuestras sociedades. Europa está siendo testigo de un auge de partidos políticos con tendencia xenófoba entre los que abundan discursos donde el ‘nosotros’ y el ‘ellos’ predominan y donde podemos encontrar expresiones ofensivas, denigrantes, segregadoras y excluyentes, así como otras formas de discurso que alimentan la diferencia en lugar de poner en valor la diversidad.

En ese sentido, consideramos que, todas las personas que intervengan en las próximas campañas electorales deben actuar con responsabilidad, promoviendo a través de sus discursos la igualdad, la tolerancia y la construcción de sociedades inclusivas y proponiendo medidas para combatir aquellas narrativas que dañan la dignidad, estigmatizan y criminalizan a las personas de un origen racial o étnico diferente al mayoritario, personas migrantes y refugiadas, al tiempo que amenazan gravemente la cohesión social y la convivencia intercultural

Debemos tener presente que, si bien el Informe Anual de Seguridad Nacional 2018 del Consejo de Seguridad Nacional señala que la actitud de la sociedad española respecto a la inmigración sigue siendo más favorable que la actitud media del resto de países europeos, en España se ha detectado un estancamiento en las posiciones de acogida hacia los extranjeros, marcando un empeoramiento de la tendencia positiva que se había experimentado en los últimos años.

Este empeoramiento podría verse incrementado por la presencia, durante el periodo de campaña electoral, de discursos racistas, xenófobos y antigitanos que fomenten la exclusión, el temor hacia el extranjero, el odio y el antagonismo, lo que podría generar una grave involución en la sociedad española en materia de igualdad de trato y no discriminación.