Tal y como recoge Europa Laica, este miércoles 16 de diciembre, el ex embajador del Papa en Francia, Luigi Ventura, fue condenado a ocho meses de cárcel, exentos de cumplimiento, por haber cometido cinco agresiones sexuales entre 2018 y 2019, incluida una a un funcionario del Ayuntamiento de París.

El Tribunal de París declaró a Ventura, de 76 años, culpable de todos los hechos y le condenó a indemnizar a las víctimas con 13.000 euros y ha impuesto otros 9.000 euros en concepto de costas contra el exnuncio.

Este caso salió a la luz en 2019 después de que un empleado de la alcaldía de París denunciara que Ventura le manoseó las nalgas durante una ceremonia en el ayuntamiento. Después de esta denuncia, otros cuatro hombres denunciaron haber sufrido agresiones del nuncio durante eventos públicos en Francia entre enero de 2018 y febrero de 2019.

Según un comunicado publicado por la oficina de prensa de la Santa Sede con respecto a la sentencia del prelado: «La Santa Sede ha tomado nota de la sentencia contra Monseñor Luigi Ventura. El abogado del prelado ha reafirmado su inocencia. Asimismo, la Santa Sede confirma su respeto a las autoridades judiciales francesas con las que Monseñor Ventura siempre ha mostrado su voluntad de colaborar».

El caso empujó a la Santa Sede a levantar la inmunidad diplomática del exnuncio apostólico en julio de 2019, de la que podía gozar Monseñor Ventura en virtud de la Convención de Viena de 18 de abril de 1961, una medida inédita en la historia moderna de la diplomacia del Vaticano.

Unos meses más tarde, en diciembre, el papa Francisco aceptó su renuncia, coincidiendo con el hecho de que alcanzara la edad de la jubilación.

El ex embajador del Papa en Francia, condenado por agredir sexualmente a cinco jóvenes a una pena irrisoria
El ex embajador del Papa en Francia, condenado por agredir sexualmente a cinco jóvenes a una pena irrisoria

Según la Fiscalía, el ex embajador del Papa en Francia sufría problemas psicológicos

Aunque se consideraron probados los hechos, la acusación solo solicitó para él diez meses de cárcel exentos de cumplimiento, debido a que la Fiscalía tuvo en cuenta un informe médico que consideraba que Ventura sufría problemas psicológicos.

Ventura no asistió a su juicio, citando los riesgos de Covid-19, y ni siquiera se ofreció a testificar a través de vídeo desde Roma, donde está fuera del alcance de la justicia francesa.

Tal y como indica la asociación Europa Laica, la agresión sexual conlleva una pena máxima de cinco años de prisión y una multa de 75.000 euros, pero la condena impuesta a Ventura por la Fiscalía hace ver a la ciudadanía francesa y al mundo en general que el Establishment francés protege a la Iglesia.

Por lo tanto, no importa que las víctimas denuncien valientemente los abusos si la pena para el agresor o agresores será irrisoria como en este caso.

Suscríbete al boletín gratuito de Contrainformación y únete a los otros 1.331 suscriptores.

close

Suscríbete al boletín gratuito de Contrainformación y únete a los otros 1.331 suscriptores.

DEJA UNA RESPUESTA