Este jueves, el Tribunal del Vaticano ha condenado a Angelo Caloia, de 81 años y ex presidente del banco del Vaticano y al entonces consejero legal, Gabriele Liuzzo, de 97 años, a casi nueve años de cárcel por apropiarse de millones de euros en complicidad con el director, a través de la venta ilícita de cerca de 29 propiedades. Además, deberán pagar una multa de 12.500 euros.

Las operaciones inmobiliarias se realizaron entre 2001 y 2008 y se vendieron 29 edificios repartidos entre las ciudades de Roma, Milán y Génova por los cuales estos funcionarios podrían haber ganado hasta 70 millones de dólares.

De las 29 ventas investigadas, unas 21 “fueron realizadas por debajo de su valor y el dinero ahorrado por los compradores terminó en los bolsillos de los acusados”, explicó a la AFP el abogado del IOR, Alessandro Benedetti.

El presidente del tribunal, el juez Giuseppe Pignatone, sentenció además a Lamberto Liuzzo, hijo de Gabriele Liuzzo, a cinco años y dos meses y a una multa de 8.000 euros, por colaborar en la comisión de los mismos delitos.

Los tres acusados han sido inhabilitados para ejercicio de cargo público en el Estado pontificio y deberán indemnizar al banco del pequeño Estado, conocido como el IOR (Instituto para las Obras de Religión) y a la sociedad inmobiliaria SGIR, controlada por el propio banco vaticano, con unos 23 millones de euros.

Condenado el ex presidente del Banco del Vaticano a 9 años de prisión por malversación de fondos y lavado de dinero
Condenado el ex presidente del Banco del Vaticano a 9 años de prisión por malversación de fondos y lavado de dinero

La justicia vaticana comenzó a investigar el caso en 2014, después de una denuncia del propio banco que aseguraba que los tres acusados habían participando en la venta de “una parte considerable del patrimonio inmobiliario del IOR” entre 2001 y 2008 y habrían malversado y luego blanqueado más de 50 millones de euros.

En mayo de 2018, comenzó el juicio por malversación de fondos públicos y blanqueo de capitales, en los que también estuvo implicado el ex director general del IOR, Lelio Scaletti, que falleció antes de que se cerraran las investigaciones.

Primera sentencia emitida por la justicia del Vaticano por un delito financiero

Esta es la primera sentencia emitida por la justicia del Vaticano por un delito financiero. A principios de diciembre, Alessandro Diddi, fiscal del Vaticano, había solicitado ocho años de prisión para Angelo Calaoia y Gabriele Liuzzo, por blanqueo y malversación de fondos, así como el decomiso de más de 50 millones de euros de sus cuentas.

Caloia fue presidente del IOR entre 1989 y 2009, mientras que Liuzzo no tenía ningún cargo en la entidad.