El Código Penal alemán prohíbe la producción, distribución y exhibición de símbolos del III Reich del mismo modo que negar el Holocausto. En su artículo 86, sobre la “difusión de propaganda de organizaciones inconstitucionales”, se fijan multas y penas de cárcel de hasta tres años por la distribución de material cuyo contenido busque continuar “los esfuerzos de una organización nacionalsocialista”.

También castiga la glorificación del III Reich con su artículo 130, sobre “el delito de incitación a la xenofobia”. Éste establece penas de cárcel de hasta un lustro para quienes aprueben o trivialicen el genocidio cometido durante los años del nacionalsocialismo en el poder. “Glorificar o justificar la tiranía nazi” alterando la paz pública y atentando contra la dignidad de las víctimas del III Reich puede costar multas y castigos de hasta tres años de cárcel.

Sin embargo en el Estado español la apología del franquismo, la exhibición de sus símbolos, o la justificación o negación de sus crímenes no es delito, lo que hace que podamos tener diputados de Vox en el Congreso que firmaron un manifiesto manifiesto de exaltación a Franco. Y esto a pesar de la vigencia de la llamada Ley de Memoria Histórica.

Arainfo, a través de una AlertaAntifaixista, acaba de hacerse eco de una foto en la que se puede ver un grupo de ultraderechistas posando bajo la cruz de la ermita de Montserrat en Codo -Campo de Belchite-, mostrando la bandera franquista y realizando el saludo brazo en alto. Entre ellos se encuentran Ildelfonso Rojas (2), coordinador del ultraderechista Vox en Sarinyena, Cristina Vicén (3), candidata por Vox al Congreso en las pasadas elecciones por Uesca, y Alberto Val (1), del equipo de dirección del ultraderechista Vox en Monzón, y también ‘coordinador’ de los autodenominados ‘chalecos verdes’, un grupo de ‘voluntarios’ encargados de la ‘seguridad’ en los actos de la formación ultraderechista.

Se trata de un acto de exaltación franquista celebrado el pasado mes y que la AJE (Acción Juvenil Española. Por dios, la patria, y la justicia) define como una peregrinación organizada por “la Hermandad Nacional de Banderas de Falange, con el apoyo de Movimiento Católico Español y Acción Juvenil Española, Vieja Guardia de Barcelona y el grupo Una, Grande y Libre”.

Indican que se celebro “la Santa Misa el Padre Ramiro Ribas, según el rito tradicional codificado por San Pío”. “El Padre Ramiro explicó en la homilía la importancia de mantener esta misa, la misma que vieron aquellos que murieron por Dios y por España en nuestra Santa Cruzada. Invitó también a vivir con heroísmo y santidad nuestro patriotismo y nuestra fe, como nos enseñaron nuestros antepasados”.

Tras la misa, uno de los dirigentes llama “a la disciplina y a la organización, necesarias para alcanzar la victoria y para mantener la lucha. Sobre todo cuando vivimos tiempos tan difíciles como la intentona separatista”.

Uno de los portavoces afirmó que “el Divino Maestro nos advierte que no ha venido a traer paz, sino espada, y que por su causa se enfrentarán las naciones, hijos con padres y suegras con nueras” y que “España es la nación más gloriosa, porque ríos de sangre se han vertido para mantenerla”, añadiendo que “ es a nosotros a quienes toca librar las batallas de hoy en día. Y debemos estar agradecidos a la Divina Providencia, pues si para tiempos difíciles mandó a Pelayo, el Cid y los Reyes Católicos, al Gran Capitán o Franco, para estos tiempos dificilísimos nos ha mandado a nosotros, que estábamos destinados en la Divina Presciencia a librar las batallas de Dios y de España”.

Afirmaron durante la celebración de este acto fascista que “al pelear, con independencia del número y de los medios, hemos de saber que Cristo Rey conduce la lucha y que, por tanto, la victoria es segura. Nuestros enemigos, con todo su dinero, sus tramas, su poder, su mentira y su falta de principios, serán derrotados y destruidos”.

Vídeo Recomendado:

2 Comentarios

Deja un comentario