Martiño Noriega, médico e integrante de la coalición Galicia en Común-Anova Mareas, ha vuelto a insistir este miércoles en que este tipo de instalaciones deben de ser «la última opción para atender a la población afectada» por COVID-19 y que debe llevarse a cabo «únicamente si no quedan camas disponibles en los hospitales públicos y privados de Santiago».

Para Martiño Noriega, los hospitales de campaña instalados en pabellones o recintos feriales deben de ser «la última opción» para los pacientes afectados por coronavirus / youtube.es

Noriega, que fue alcalde de Santiago en el período 2015-2019, lamentó que el presidente de la Xunta «reitere» su intención de abrir una de estas instalaciones en el Multiusos Fontes do Sar de la capital de Galicia con hasta 150 camas «mientras sigue sin aclarar» si el Gobierno gallego piensa utilizar en la crisis del COVID-19 todos los recursos disponibles «que permitirían una mejor atención a los pacientes». Para Noriega, «los anuncios de Feijóo tienen mucho que ver con criterios propagandísticos, más que con criterios de oportunidad de salud pública«.

Para el también portavoz de Compostela Aberta lo primero que debe hacer Feijóo es aclarar «qué recursos de los hospitales públicos y privados de Santiago se están utilizando para hacerle frente a la pandemia» al considerar «que aún hay margen en estos equipamientos» que garantizarían «una mejor atención a las personas contagiadas por el coronavirus».

Martiño Noriega apuntó además no tener conocimiento de la existencia de saturación en los hospitales Clínico y Provincial, desconociendo la previsión de utilización del Gil Casares. En el caso concreto de este centro, el portavoz recordó que «hasta finales de 2019 acogía la Unidad de Paliativos que fue trasladada al Provincial de Conxo, y que llegó a tener 35 camas» siendo un centro «que está preparado» para acoger personas enfermas «en unas condiciones mucho más dignas que cualquier polideportivo».

Noriega insistió una vez más en que «Feijóo debe de hacer efectiva la intervención de los hospitales privados» pues resulta «incomprensible» que el presidente de la Xunta no eche mano de las cerca de 120 camas que suman los hospitales de la Rosaleda y de la Esperanza mientras insiste en instalar «entre 100 y 150 camas en el pabellón de Sar».

RECORDATORIO SOBRE IFEMA Y CRÍTICAS DE EVA SOLLA Y ANTÓN GÓMEZ REINO A LA GESTIÓN DE FEIJÓO

El portavoz de Compostela Aberta demandó a Alberto Núñez Feijóo «que evite repetir los errores que se están viendo estos días en Madrid, donde el personal del hospital de campaña habilitado en IFEMA está denunciando la poca seguridad para los profesionales, la mala logística, y la escasez de recursos materiales en el recinto ferial». En este sentido, apunto que «no se entiende que el presidente de la Xunta quiera abrir un hospital de campaña para el que dice que no habrá nuevo personal, sino que se detraerán recursos humanos de la Atención Primaria que está siendo infrautilizada en esta crisis y de una atención especializada que en estos momentos tiene mucha carga de trabajo».

En términos semejantes se pronunció la diputada, portavoz de Esquerda Unida e integrante de Galicia en Común-Anova Mareas Eva Solla, exigiendo «la utlización de todos los recursos sanitarios privados y públicos». Para Solla, enfermera en la pública, es necesario que se garanticen «las medidas de higiene y salubridad antes de enviar a los pacientes a hospitales de campaña» pues en Galicia se dispone de instalaciones adecuadas «que deben estar a disposición para frenar esta pandemia».

La medida de Feijóo, que ha anunciado esta semana que habilitará hasta 450 camas en hospitales de campaña en A Coruña y Santiago, y posiblemente en Vigo también ha cosechado las críticas del representante de Podemos Galicia y portavoz de Galicia en Común-Anova Mareas Antón Gómez-Reino que ha insistido en que «antes de enviar pacientes del COVID-19 a instalaciones deportivas o ferias de muestras, Feijóo debería reforzar la sanidad pública, porque sólo vamos a salir de esta crisis desde una concepción de lo público como garantía de nuestra estructura social«.