Expertos en derechos humanos de las Naciones Unidas pidieron el fin del estado de emergencia en Sudán, donde la represión a las protestas contra el gobierno del presidente Omar al Bashir -depuesto hoy por un golpe militar- ha causado más de 20 muertos y un centenar de heridos en la última semana.

“Las autoridades deben levantar el estado de emergencia nacional y responder a las protestas legítimas del pueblo sudanés, a través de un proceso político pacífico e inclusivo”, señaló en un comunicado el relator de la ONU para el derecho a la libre asociación y asamblea, Clement Nyaletsossi Voule.

“El pueblo sudanés tiene derecho a expresar sus opiniones y preocupaciones por métodos pacíficos”, añadió en el mismo comunicado el relator de Naciones Unidas para los derechos humanos, Michel Forst.

Los expertos condenaron el excesivo uso de la fuerza contra las manifestaciones pacíficas en Sudán, y pidieron al nuevo consejo militar formado tras la destitución de Al Bashir que responda a las quejas legítimas del pueblo,

Los relatores señalaron que han recibido denuncias de ataques no sólo a personas que se manifestaban pacíficamente, sino también de agresiones y detenciones a periodistas que cubrían las protestas.

El derrocamiento de Al Bashir ocurrió después de que miles de manifestantes permanecieran acampados en los alrededores del principal complejo militar de Jartum, la capital sudanesa, desde el pasado sábado para pedir el apoyo del Ejército frente al presidente.

Las acampadas son el último capítulo de cuatro meses de protestas antigubernamentales, iniciadas por la oposición a que el Gobierno subiera el precio del pan y otros productos básicos.

Las Fuerzas de la Libertad del Cambio de Sudán, grupo que aglutina a partidos y grupos opositores, afirmaron que el golpe militar contra al Bashir es una estrategia del mismo régimen para mantenerse en el poder, por lo que pidieron que continúen las protestas.

Deja un comentario