223Shares

Eduardo Garzón, asesor en el gabinete de economía del Área de Economía y Hacienda en el Ayuntamiento de Madrid, ha dado una explicación esta mañana en Twitter sobre destitución de Carlos Sánchez Mato por parte del Ayuntamiento de Madrid:

Desgraciadamente se están lanzando varios mensajes inexactos (o directamente falsos) sobre la destitución de Carlos Sánchez Mato. Como una de las personas que han vivido de cerca este episodio, me veo obligado a aclarar estas confusiones.

El Ayuntamiento de Madrid estaba demostrando que otra política económica es posible (incremento inversor y cuentas saneadas) y eso no podía ser permitido por el mayor fanático de la austeridad: el PP con Montoro a la cabeza.

En su intento por hacer fracasar el proyecto de Ahora Madrid, Montoro realizó una interpretación ILEGAL de la Regla de Gasto, y exigió recortes mucho más exagerados que los que ha pedido a otros ayuntamientos incumplidores de tal regla. Quería un castigo ejemplar.

Montoro cambió las reglas a mitad del partido únicamente para maltratar al gobierno de Ahora Madrid. Los técnicos del ayuntamiento (que no son de izquierdas) alucinaron con este evidente maltrato. Por eso denunciamos en los tribunales este atropello ilegal.

Montoro exigió la realización de un plan económico que recogiera recortes de más de 533 millones €. Una salvajada que, insisto, no se atiene a la legislación. Pero no aclaró cuándo había que realizar ese plan económico. No había prisa por hacerlo.

Sin embargo, inexplicablemente a la alcaldesa le entraron prisas y ordenó al área de economía hacer ese plan económico. El plan lo hicieron los técnicos del área, no Carlos Sánchez Mato, que ni era su plan ni estaba de acuerdo con aprobarlo.

La alternativa que proponía Carlos Sánchez Mato era no hacer todavía el plan económico y esperar a que terminara 2017, ya que lo más probable era que cumpliésemos ese año la Regla de Gasto y nos librásemos así de la tutela del Ministerio.

Ganar tiempo era la mejor estrategia, porque se podían ganar los recursos en los tribunales o se podía cambiar la Regla de Gasto en el Congreso de los Diputados gracias a una proposición de Unidos Podemos en cuyo diseño participó el propio Carlos.

No obstante, y sin que pudiésemos entenderlo, la alcaldesa ordenó que el plan económico se llevase cuanto antes al Pleno. Desde Izquierda Unida pedimos que, debido a la gravedad del asunto, esa decisión fuese consultada a Ahora Madrid. Pero fuimos ignorados.

El Plan económico recoge recortes de 533 millones €, un 13% del presupuesto. Concretamente recoge un recorte bestial del 71% en inversiones. Estos datos serán públicos dentro de poco; no recomiendo a nadie que trate de negarlos.

Negar que el plan contiene importantes recortes es mentir descaradamente. ¿Por qué si no 6 concejales de Ahora Madrid no lo votaron? ¿Por qué si no hasta el PSOE y Ciudadanos votaron en contra? ¿Por qué si no Montoro se ha dado por satisfecho?

Este brutal recorte es innecesario e ilegal, y no tiene parangón en ninguna otra ciudad. Impedirá que Ahora Madrid pueda llevar a cabo sus compromisos con los electores. No tiene ningún elemento positivo; ninguno.

Que no nos despisten con las inversiones que se acaban de desbloquear: si no se tramitan en los 8 días hábiles que quedan (lo más seguro), las perderemos. Y son 120 millones; incluso aunque las recuperáramos no compensaríamos el recorte de 533 millones.

Y otra cosa importante, ¿por qué cesar a un concejal de economía que lo hacía de forma magnífica solo por no estar de acuerdo con unos recortes innecesarios y sobre los que nadie de Ahora Madrid se ha posicionado? No se entiende. Ha sido un grave error.

Por último, celebrar que Montoro se haya retirado es absurdo. ¡Se ha retirado porque el Pleno ha aprobado sus brutales recortes! Montoro se va porque se ha salido con la suya: ha conseguido que haya recortes y que el mejor concejal de economía del país ya no esté.

Y no olvidemos que todos los recortes no se pueden compensar con inversiones financieramente sostenibles, porque probablemente hasta marzo no habrá marco legal para aprobarlas, porque no sirven para obras de construcción nueva (como escuelas infantiles), y por otras limitaciones

223Shares

Deja un comentario