El abogado del PCE denuncia una situación de extrema explotación laboral de una trabajadora del hogar extranjera y la falta de leyes para poder detener estas situaciones

Alex Sanchis, abogado del Partido Comunista de España (PCE), ha escrito un hilo en su cuenta de Twitter que define como «uno de los más duros que podré escribir jamás». Se trata de una historia sobre la explotación laboral de una familia bien, de la extorsión laboral a la que someten a una empleada que ya de por sí estaba siendo abusada laboralmente y de la lucha contra las leyes españolas que lo permiten y que protegen a las «familias bien».

«Me llama, agobiada y asustada -excusándose por ser domingo-, una clienta extranjera que trabaja como empleada del hogar para una ‘familia bien’. Su situación, de la que ya me había hablado, ha empeorado», comienza diciendo el abogado en una historia que resume la explotación laboral de las empleadas del hogar en España. Transcribimos el hilo:

Punto de partida: trabajadora del hogar extranjera residente en España de manera irregular que lleva varios años trabajando interna para una familia a cambio de unos miserables 500€/mes. Régimen de semiesclavitud, vaya.

Este mes ha regularizado su situación por la vía del arraigo gracias a un contrato laboral que le ha ofrecido dicha familia. Problema n.º 1: la familia se queja de los gastos de Salario + S.S porque tienen a otra trabajadora que cubre los descansos de ésta (día y medio).

¿Solución? La familia le da una nómina regularizada pero le dan una cantidad inferior en mano. «No podemos asumir tantos gastos y hay que pagar a la otra. Tú verás, si te marchas van a extinguir su permiso». Conocen perfectamente la ley, lo que les hace aún más detestables.

Su situación de arraigo está vinculada al contrato laboral, con lo cual hay que ir con mucho cuidado para no volver a una situación de irregularidad administrativa. Propuesta: recoger pruebas de la diferencia entre la nómina y lo cobrado y al renovar el permiso, reclamación.

Con una sola grabación se acredita que «en la nómina dice Y pero te pagamos X porque estamos muy mal, entiéndenos», así que no habría mayor problema en reclamar. Si hubiese despido por su ‘rebeldía’ podría evitarse que Extranjería extinguiese su arraigo acreditando ésto.

Hoy, la familia, le comunica que su asesor (¡!) les recomienda que empiecen a pagarle el sueldo íntegro a través de transferencia para que ELLA PAGUE, con parte de esa cantidad, a la otra trabajadora. Así se aseguran que la «única» trabajadora contratada «cobre bien».

explotación laboral

Problemas para la trabajadora además de la explotación laboral

Problemas: 1. La trabajadora cobrará su nómina pero no disfrutará de ella. 2. El pago a la 2ª trabajadora corre por su cuenta. 3. El arraigo es demasiado reciente para intentar demasiadas jugadas: ha sido concedido este mismo mes. 4. La familia conoce su posición de fuerza.

La familia no puede obligar a la trabajadora a asumir el pago del salario -precario- de la segunda, pero sabe que puede coaccionarla: o acepta o el despido. Paradójicamente, actuar en vía laboral dejaría a la trabajadora en una situación de irregularidad frente a Extranjería.

Mañana exploraré con ella todas las -exiguas- posibilidades que, una vez afianzada su situación como extranjera regular en España, intentaré traducir en la apertura de una vía laboral (reclamación de cantidad) y penal (posible delito de coacciones).

Conclusiones: 1ª: pensad detenidamente antes de hacer valoraciones a la ligera sobre «los extranjeros». 2ª: la legislación de Extranjería es profundamente injusta y perversa. 3ª: la situación de irregularidad es una calificación AD-MI-NIS-TRA-TI-VA, NO penal (no es delito).

4ª Hay demasiada ‘familia bien’ de rancio abolengo que se sustenta sobre la base de esclavizar a los más vulnerables, casi siempre personas (per-so-nas) extranjeras. 5ª Hay «asesores» miserables que favorecen la explotación pisoteando la deontología por dinero. Y 6ª Pelearemos.