Desde que se da el visto bueno del proyecto de la puesta en marcha de un nuevo coche hasta que pisa la calle pasan de media de cuatro a seis años. Y es que antes de la puesta en marcha de la cadena de producción para la fabricación de un modelo concreto numerosas personas trabajan intensamente para que llegue ese momento.

En los procesos de creación de bocetos, moldeado en arcilla, diseño del chasis, pruebas de laboratorio: túnel de viento, estanqueidad y pruebas de impacto, y pruebas de circuito en carretera sobre pistas de rodaje distintas, test de frenos o radio de giro intervienen ingenieros, diseñadores, pilotos…

En el proceso de diseño los diseñadores, a lo largo de 4 años, realizan más de mil esbozos y los elegidos son recreados virtualmente, tal y como indica autopista.es. Luego se realiza una maqueta de arcilla, tallada a mano por un artesano, que recrea el diseño exterior, que deberá ser aprobado por la compañía.

El departamento de color se ocupará de crear los tonos externos e internos del automóvil, llevando a cabo llevando a cabo un ciento de formulaciones para terminar en una paleta de doce tonos.

Más tarde llega el diseño de los asientos en donde se preparan los patrones y se combinan los materiales y colores que mejor encajen. Además, se busca también una combinación entre el confort y la estética. En el diseño interior priman los aspectos como la funcionalidad y la ergonomía para que el coche resulte útil y eficaz.

En conjunto, la fabricación de un coche se divide en las fases de prensado, chapa, pintura y montaje. Todo comienza con grandes bovinas de acero de las cuales se cortarán a medida cada lámina, pieza o pletina. Una prensa le dará la forma final a cada pieza con sus correspondientes perfiles y agujeros para tornillería.

El ensamblaje y soldadura es el siguiente escalón, un proceso comandado en un 95% por la robótica. Al final del proceso robots dotados de escáner examinarán que la tolerancia entre las piezas sea correcta.

Una vez el coche está pintado accederá al taller de montaje en donde domina la mano del hombre con ayuda de máquinas para mover piezas pesadas. Por último, el coche debe ser sometido a un exhaustivo test de calidad para testarlo. Técnicos lo someterán a pruebas de conducción sobre asfalto liso, rugoso, badenes…, se verificarán los frenos y la dirección y en un túnel de lavado a presión se garantizará la correcta estanqueidad.

Fabricación de automóviles y riesgos
Fabricación de automóviles y riesgos

Como en la fabricación de un automóvil intervienen operarios, además de la robótica, deben usar EPIs adecuados como petos, máscaras y gafas de seguridad que cumplan con estándares de seguridad para realizar los trabajos de soldadura y las herramientas deben estar en buen estado para evitar riesgos de contacto térmico.

Además de estos riesgos, UGT advierte de riesgos de atrapamientos, de caídas a distinto nivel, de caída de objetos, de contacto eléctrico, de inhalación de sustancias nocivas, de incendio, de proyección de partículas, de ruido y de vibraciones.

Para evitar el riesgo de atrapamientos se recomienda no alterar los dispositivos de seguridad de las máquinas, respetar las señales de precaución de las mismas, parar las máquinas para su mantenimiento y limpieza e informar y formar a los trabajadores sobre las máquinas que utilizan.

En cuanto al riesgo de caídas, es conveniente no subirse a materiales apilados, almacenar los productos de forma estable y no usar carretillas elevadoras u otra maquinaria para subir personas.

Para el riesgo de contacto eléctrico es recomendable no alterar los dispositivos de seguridad, realizar las reparaciones por personal especializado y hacer un mantenimiento adecuado de las herramientas.

También es posible la inhalación de sustancias nocivas, algo que puede solucionarse con ventilación, o en casos más graves con la extracción de la zona de trabajo, y el uso de mascarillas.

Para evitar el riesgo de incendio se prohíbe fumar en el puesto de trabajo, acumular material inflamable o hacerlo lejos de material eléctrico. Además, se debe formar a los operarios en el plan de emergencia y evacuación y las salidas de emergencia deben estar perfectamente señalizadas y libre de obstáculos.

En cuanto al riesgo de proyección de partículas es necesario el apantallamiento de la máquina, usar gafas de protección bien ajustadas que cubran completamente los ojos y limpiar el puesto de trabajo.

Por último para evitar el riesgo de ruido se pueden encapsular las máquinas o sustituirlas por unas menos ruidosas, usar EPIs contra el ruido y vigilar periódicamente la salud de los trabajadores en función del nivel de ruido existente. Para el riesgo de vibraciones se recomienda el apantallamiento de las máquinas o sustitución de las mismas, revestimiento de paredes y techos y uso de EPIs protectores contra este riesgo.

También es posible la inhalación de sustancias nocivas, algo que puede solucionarse con ventilación, o en casos más graves con la extracción de la zona de trabajo, y el uso de mascarillas.

DEJA UNA RESPUESTA