Sonia Sainz-Maza, de 48 años, falleció el 13 de agosto de cáncer después de tres meses «sin una cita presencial» y limitando su tratamiento a ser «atendida telefónicamente por su médico de cabecera», según denuncia su hermana Lydia en una columna de opinión en El Correo de Burgos.»Hemos perdido nuestros derechos sanitarios», declara Lydia según el texto.

La familia de Sonia acusa a la Consejería de Sanidad de Castilla y León, comunidad en la que residen, de haberse «olvidado de que existen otras enfermedades graves» y que Lydia se trata de «otra víctima de la covid». «Todavía no sé si a mi hermana la ha matado el cáncer o el coronavirus», señala.

El 17 de abril es el primer día que Sonia se pone en contacto con su doctor en el municipio burgalés de Espinosa de los Monteros. «Su médico pudo verla en unas cuantas ocasiones, por distintos motivos, pero no consideró oportuno explorarla: nunca la tocó, nunca le mandó tumbarse en la camilla», reclama Lydia, que añade en su misiva que el sanitario «no debía arriesgarse a un posible contagio», «cayera quien cayera».

En el duro relato destaca una frase por encima del resto por se dureza: «Mi hermana se ha estado muriendo al otro lado de un teléfono».

Imagen

La entrada Fallece de cáncer después de pasarse tres meses sin una cita presencial con su médico se publicó primero en Spanish Revolution.