Vecinos y entidades de la zona afectada por el plan extractivo consideran que el pasado 25 de marzo la falta de previsión convirtió un acto de exaltación a favor del proyecto de Atalaya Mining en la comarca de Arzúa en un riesgo sanitario en plena pandemia.

Sala de fiestas Dona Dana, en Touro / Creative Commons

Fuentes de la zona consultadas por este diario señalan que la asistencia real al evento distó mucho de la anunciada por la asociación instrumental de Cobre San Rafael -filial conjunta de Explotaciones Gallegas y Atalaya Mining- y que la cifra presentada por Mineros Touro-O Pino, que afirma que hasta 2.000 personas estuvieron presentes en el acto es sencillamente «irreal». Por este motivo califican de «grosera manipulación informativa» la información reseñada por El Correo Gallego que publicó el número ofrecido desde el ámbito de la minera «sin ningún tipo de verificación ni certidumbre más allá de la nota de prensa emitida por este grupo vinculado a la empresa».

Página completa de publicidad en El Correo Gallego pagada por Cobre San Rafael / Creative Commons

En parecidos términos se expresa el colectivo Arzúa Sostible, que aproxima la cifra a «varios cientos» de participantes en una fiesta celebrada justo cuando Galicia estaba presentando la máxima incidencia acumulada de coronavirus a nivel peninsular encontrándose en «riesgo muy alto» de contagio.

La entidad, que ha enviado una queja a la Consellería de Sanidade recuerda que la incidencia media acumulada a 14 días a nivel estatal subió en 25 puntos llegando a los 461 casos por 100.000 habitantes y Galicia (969) era en aquellos días, junto con Canarias (902) el territorio más afectado por la pandemia recordando que tan solo del martes 22 al viernes 25 de marzo se registraron un total de 339 muertes a nivel estatal por el impacto de la Covid-19.

En la semana del 25 de marzo Galicia presentaba el mayor nivel estatal de incidencia máxima acumulada por Covid-19 / Creative Commons

Arzúa Sostible critica la actuación del entorno de la minera ante una situación que «parece no haber sido la suficientemente relevante para preocupar a los organizadores» dado que según testigos presenciales no llegaron a respetarse suficientemente muchas de las recomendaciones sanitarias establecidas en relación con la pandemia.

En este sentido, según relatan, «aunque a la entrada la organización entregó mascarillas higiénicas a los asistentes durante el evento no se respetó en la mayor parte de los casos la distancia social y muchos participantes renunciaron a usarla en distintos momentos del acto como así demuestran muchas de las imágenes y vídeos enviados por mensajería instantánea por las vecinas y vecinos en las que hacen constar su rechazo a este tipo de actitudes que suponen una irresponsabilidad y un riesgo evidente para la salud pública».

Por otra parte aclaran que tal y como describen fuentes vecinales, «mucha de la gente participante no tenía ninguna relación ni con los ayuntamientos de Touro y O Pino ni con la comarca de Arzúa» por lo que «una vez más se demuestra que lo único que pretende la asociación instrumental de la minera Cobre San Rafael y simular un apoyo y una licencia social de la que realmente carece».

SATISFACCIÓN ANTE EL NUEVO RECHAZO ADMINISTRATIVO AL PROYECTO

Para finalizar, Arzúa Sostible desea mostrar su satisfacción tras conocerse estos días el rechazo de la Xunta al recurso de reposición presentado por Cobre San Rafael tras la denegación de su plan extractivo para la mina de Touro lo que a su entender «supone un golpe definitivo a las aspiraciones de la empresa y confirma que la falta de viabilidad técnica y ambiental señalada por los vecinos y docenas de colectivos de la esfera política y social estaba en lo cierto» y que «la Administración autonómica actuó de manera responsable al no autorizar el proyecto».