Un familiar de García Egea fue operado el martes 20 de abril en el hospital Virgen de la Arrixaca, pese a que al paciente le correspondía otro, el Morales Meseguer, y a que en Murcia no se aplica la fórmula de libre elección. Además, fue operado antes que otros pacientes con la misma patología e idéntica prioridad quirúrgica y que habían entrado en la lista de espera incluso un mes antes.

Según fuentes consultadas por infoLibre, no consta que el familiar de García Egea acudiera en ningún momento al hospital Morales Meseguer con motivo de la dolencia por la que finalmente fue intervenido, ni consta tampoco que fuese derivado por alguna razón a la Arrixaca.

La gravedad de un paciente es el factor clave en la programación quirúrgica. La prioridad 1 es la que requiere mayor rapidez y la intervención quirúrgica debe practicarse antes de 30 días. Si la prioridad es la 2, el tiempo de espera recomendable no debe superar los 90 días, y si se trata de la prioridad 3, no se establece periodo aconsejado ya que la patología que sufre «no produce secuelas importantes». En Murcia, el plazo máximo para intervenciones quirúrgicas «de carácter programado y no urgente» es de 150 días naturales.

Cuando la prioridad y la patología coinciden en dos pacientes, se otorga prioridad al que lleve más tiempo en la lista de espera según los protocolos por los que se rige el sistema sanitario español. En este caso, desde la inclusión del miembro de la familia de García Egea en la lista de espera y la operación transcurrieron 5 semanas, mientras otros enfermos con las mismas patologías tuvieron que esperar 60 días y, en algunos casos, casi 90.

El familiar de García Egea fue operado antes que pacientes con la misma prioridad
El familiar de García Egea fue operado antes que pacientes con la misma prioridad

Una cámara captó en la Asamblea Regional de Murcia los mensajes que el presidente murciano cruzó con el secretario general del PP. En ellos se ve cómo López Miras le confirmaba a García Egea la fecha de una intervención y cómo este respondía: «Cojonudo».

También comentaban otros aspectos médicos y Egea le indicaba: «OK. Asegúrate que lo citan por favor. Pero creo que tiene que verlo un cardiólogo”. López Miras le responde: “OK. Voy a verlo”. García Egea vuelve a contestar: “Gracias líder”. Y el presidente murciano replica: “A mandar”.

Ni el Gobierno de Murcia ni el PP han desmentido la existencia y veracidad de los mensajes cuya publicación provocó de inmediato, tal y como informábamos el pasado 9 de junio, el anuncio de querellas y peticiones de dimisión.

Pablo Echenique, portavoz parlamentario, explicó que su formación pretendía que “la justicia investigue si en esa mediación, por llamarla utilizando un sustantivo suave, que ha ejercido el señor López Miras para un familiar del secretario general del PP, se puede haber cometido cohecho”.

El PSOE también ha anunciado acciones legales. Ambas partes consideran lo sucedido como un ejemplo más de corrupción sanitaria en una comunidad que a comienzos de año saltó a los titulares al trascender que varios cientos de personas habían sido vacunadas antes de tiempo. Entre ellas figuraba el consejero de Salud, Manuel Villegas, que tuvo que dimitir.

Petición de cárcel para el mensajero

García Egea y López Miras han presentado en los juzgados de Madrid una denuncia contra infoLibre, acusándoles de un delito de «revelación de secretos» que podría acarrear una pena de cárcel que podría alcanzar los cinco años.

También pedían la «inmediata supresión y eliminación» de la noticia en la que infoLibre revelaba los mensajes cruzados entre García Egea y López Miras, por una parte, y de López Miras y Andrés Torrente, el secretario general de Salud, por otra.

A pesar de que el PP ha asegurado que la información es falsa, la demanda firmada por García Egea y López Miras no se refiere en ningún momento a la veracidad de la noticia, sino que señala una presunta revelación de secretos, algo que ha dejado en clara evidencia a Montesinos.

DEJA UNA RESPUESTA