Este miércoles 20 de abril, el presidente nacional del PP, Alberto Núñez Feijóo, ha presentado el plan económico que va a remitir a la Moncloa y que incluye bajadas del IRPF, del Impuesto de Sociedades y del IVA para aliviar la situación de las familias y las empresas ante la crisis de inflación ante el Comité Ejecutivo Nacional del partido, después de obtener el aval de la patronal pero el rechazo de los sindicatos y del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Esta apuesta contrasta con lo hecho en Galicia. Lo que ahora reclama de rebaja fiscal, él mismo no la aplicó hasta 7 años después de su llegada al Ejecutivo regional. Y ello a pesar de que fue uno de sus argumentos en la primera campaña que ganó en marzo de 2009.

Feijóo de lo que se encargó fue de hacer recortes en los pilares del estado de bienestar durante sus años de mandato, tal y como denuncian distintas entidades y colectivos defensores de la sanidad y la educación públicas, o los partidos de la oposición.

Feijóo de nuevo en el disparadero: el BNG acusa al PP de aprovechar la pandemia para dejar morir la atención primaria
Feijóo de nuevo en el disparadero: el BNG acusa al PP de aprovechar la pandemia para dejar morir la atención primaria

14 consultorios médicos cerrados

Este jueves, el BNG ha exigido a la Xunta en el Parlamento de Galicia que reabra los consultorios médicos cerrados desde el inicio de la pandemia, 14 por toda Galicia, mientras la Xunta defiende que no se ha cerrado ningún centro «sino que se ha trasladado la actividad a otros».

Según la portavoz de Sanidad del Bloque Nacionalista Galego, Monserrat Prado, continúan cerrados los consultorios de Paradela (en Meis), en la comarca de O Salnés; Vilaxoán, en Vilagarcía de Arousa; Parga (en Guitiriz), Baamonde (en Begonte) y Castro de Rei, en la comarca de Lugo; Hío (en Cangas) y Santa Cristina de Cobres (en Vilaboa), en la comarca del Morrazo; Taragoña (en Rianxo) y Cabo de Cruz (en Boiro), en la comarca del Barbanza; Romariz (en Soutomaior), en la comarca de Pontevedra; Goián (en Tomiño) y Tabagón (en Tomiño, en el Rosal), en la comarca del bajo Miño, y los de Filgueira (en Creciente) y Valeixe (situado en la Cañiza y que sigue sin médico), en O Condado.

«Además de no tener ninguna justificación, más que el recorte sanitario, le está causando perjuicios económicos y de movilidad a miles de gallegos y gallegas afectados por los recortes en la Atención Primaria», ha señalado Prado.

Y ha explicado que los afectados suelen superar los 60 años, no conducen y carecen de transporte público, «por lo que se ven obligados a depender de otras personas o a pagar taxis».

La excusa perfecta del PP: la pandemia

A juicio de la diputada nacionalista, la medida fue tomada de manera excepcional, según alegó en su momento el Sergas, con el objetivo de articular medidas preventivas para evitar el contagio de la Covid en los centros de salud y se ha convertido en la excusa perfecta del PP para proceder al cierre definitivo de consultorios, una manera de proceder similar al del Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso.

Para Monserrat Prado, el PP “está aprovechando la pandemia” para continuar con el “recorte de servicios”, la “centralización de la atención sanitaria y dejar morir la atención primaria” porque “no es negocio” y ha apelado a un sistema público de cuidados «centrado en las personas» para garantizar el derecho a «una vejez digna y no al servicio de intereses económicos de empresas públicas».

Quizás para contrarrestrar este tipo de denuncias, Feijóo presentará este viernes el proyecto de ampliación del Hospital Clínico de Santiago de Compostela.

DEJA UNA RESPUESTA