Feijóo: ¿el progre del PP?

Noa Presas
Diputada del BNG en el Parlamento Gallego


Últimamente parece que las agendas políticas giran alrededor de los machistas (oh, sorpresa) que son las declaraciones de líderes de VOX y del Partido Popular, especialmente de su amado líder Pablo Casado, que parece haber sido bendecido por la naturaleza con una gran verborrea sin la que las mujeres no podríamos ser conocedoras de lo que pueden albergar nuestros vientres.

Ilustración de Javier F: Ferrero

Ironías a parte, es ciertamente fácil que la derecha condicione el debate político. Primero, porque tienen gran capacidad de incidir en los medios hegemónicos. Segundo, porque es francamente difícil no entrar a responder determinadas estupideces o barbaridades. Tercero, porque estamos viviendo un momento de lucha constante entre el empoderamiento feminista y la reacción de una nueva ofensiva patriarcal y, lógicamente, no nos vamos a callar. Pero es necesario que en ese no callar no perdamos la perspectiva, y para ello debemos estar atentas y reflexionar sobre el trampantojo que nos presenta esta escena política y que nuestra respuesta no acabe legitimando a los mismos lobos camuflados con piel de cordero.

Después de las elecciones andaluzas vivimos una gran convulsión alrededor de la postura de VOX sobre la ley estatal de violencia machista. Es lógica la reacción de partidos y colectivos sociales. Cualquiera que se considere demócrata y del lado de los derechos humanos debería sentir náuseas. Pero debemos pararnos a pensar ¿dicen algo que no hayamos oído antes? ¿han nacido estos nuevos seres de luz de la nada o ya los hemos visto en las instituciones?

La reacción a este neofascismo misógino sin máscara no debe llevar a dulcificar a quien aún tiene puesta la careta. Y eso es en parte lo que ha estado pasando en los pueblos en los que inicialmente la solidaridad con las hermanas andaluzas no incorporaba nuestro propio análisis de nuestro propio contexto. Como feminista gallega, y representante institucional, asistí perpleja a como de repente Feijóo era el progre del PP. Bastaron tibias declaraciones del presidente de Galiza, hasta hace dos días fallido sucesor de Rajoy, para que amplios titulares lo situaran como el barón diferenciado de Casado (pero digo yo que el PP como España, uno y no cincuenta y uno, ¿no?).

Náuseas otra vez. Aseguro a quien nos lea que Feijóo es tan progre como lo era Gallardón. Muy moderno por fuera hasta que intentó quitarnos el derecho al aborto. Feijóo no va a decir lo que dice VOX. Primero, porque no lo necesita, ya tiene lo que quiere en los titulares de la prensa convencional sin necesidad de estridencias. Segundo, porque en Galiza existe un movimiento feminista fuerte que no le interesa agitar.

Pero que no lo diga, no quiere decir que sus políticas sean o hayan sido tan diferentes a lo que recogen ahora los pactos con VOX, ya lleva diez años aplicándolas. No dudó en que sus primeras decisiones fueran impulsar una ley de familia que bebía de Red Madre, recortar las ayudas de violencia machista, recuperar los conciertos educativos que segregan por sexo, cargarse la red de voluntariado y apoyo a las víctimas de violencia o suprimir el Servicio Gallego de Igualdad.

Son los mismos lobos pero se ponen diferente traje, hoy un lazo morado. Hoy unos y otros llaman a participar del 8 de marzo como si fuera un guateque y no una lucha contra su misoginia y sus políticas porque sostienen el patriarcado. Hay que quitarles la máscara.


Necesitamos tu ayuda para seguir adelante con el periodismo crítico, ayúdanos a no tener que depender de publicidad externa y que Contrainformación sea solo de sus lectores. Con 1, 2, o 3 euros al mes nos ayudarás a seguir mostrándote nuestros artículos críticos.

Ayúdanos a seguir ofreciendo Contrainformación.

mm
Licenciada en Filología Gallega y Románica, cursó el máster de Profesorado y trabajó esporádicamente como lingüista y en la enseñanza no regrado. Es teleoperadora en excedencia y forma parte de la Ejecutiva Nacional del BNG. En el Parlamento se encarga de las áreas de industria y energía y de temáticas relacionadas con la provincia de Ourense.

Deja un comentario