El presidente de los populares gallegos, Alberto Núñez Feijóo, ha señalado este domingo que la igualdad ha de ser un anhelo y una tarea compartida por todos y ha indicado que su consecución plena resultaría más sencilla si los hombres no formulasen jamás comentarios machistas ni cometiesen agresiones del tipo que sean, verbales y físicas.

En el acto «Por una Galicia en igualdad» que su partido ha organizado en Compostela con motivo del Día Internacional de la Mujer, este dirigente ha comentado que esta lucha «no es contra nosotros, y tampoco ajena», por lo que los varones, desde los que ostentan el cargo que él ocupa y que es visible hasta cualquier otro, han de ser a su juicio absolutamente claros y contundentes y no esquivar este asunto.

«No podemos consentir, no podemos mirar hacia otro lado, no podemos callar», ha expresado, porque la defensa de los derechos de «ellas» es clave y, ha añadido en su alocución, «tienen los mismos que nosotros, hasta ahí podíamos discutir».

Núñez Feijóo ha pedido el fin de la lacra machista, dado que «cuando un hombre agrede a una mujer nos da vergüenza compartir género con una persona que no respeta»; ha reivindicado que no se mire como extraña a una mujer que trabaje en las todavía hoy mal denominadas por muchos «profesiones de varones»; y ha afirmado que habría más igualdad si «ningún hombre hiciese ningún comentario machista».

También si las responsabilidades de las tareas domésticas y sobre los hijos fuesen compartidas siempre con naturalidad porque así se gana el respeto y, a ello, a alcanzar este ideal, están convocados todos los partidos políticos, ha dicho, porque el conjunto tiene un «papel que cumplir».

Muchos ejemplos que se ven en la vida cotidiana pueden conducir a la desmotivación y al cansancio, ha reconocido el presidente gallego de manera textual, e incluso lo ha visto comprensible, pero ha reclamado no desfallecer en esta batalla.

A ninguno se le puede pasar por la cabeza «levantar la mano a una mujer» y tampoco no secundar todos y cada uno de los puntos que ha enumerado, desde la convivencia en la casa hasta el propio lenguaje.

Núñez Feijóo ha comentado que podría hacer como aquellos grupos, a los que no ha citado, que usan cualquier asunto en materia de igualdad para criticar al PP, pero que se niega, porque frente al «arma partidista» procura «usar todas las armas», al alcance de los gobernantes y de la ciudadanía, en aras de la «igualdad real», todas menos la rivalidad en este campo.

«No trataremos la igualdad como una disputa partidista» por tanto, ha subrayado, y ha garantizado que en este camino por la igualdad real no habrá desfallecimiento alguno, porque «no nos conformamos» y queda mucho por hacer.

Su intervención ha ido precedida de un coloquio en el que han participado mujeres de su partido para contar cómo viven este tema y de la entrega de un premio a Julia López Varela, una veterana militante, octogenaria, que cada día acude en la capital gallega al negocio de fotografía que fundó con su fallecido marido a ayudar a su hijo Gustavo.

Después de recoger una placa con el emblema de las gallegas de hoy a las gallegas de siempre, «Doña Julia» ha confesado estar muy nerviosa y, muy brevemente, tanto en esta tarea de la igualdad como ante la cercanía de las convocatorias electorales, ha deseado «que haya suerte».