Según la información publicada en una exclusiva de La Última Hora, el pasado 10 de febrero, Bernat Barrachina, guionista de TVE, fue despedido por publicar un rótulo sobre la princesa Leonor que no gustó a su padre, Felipe VI.

Barrachina ha interpuesto una demanda ante el Juzgado de lo Social de Madrid en la que relata los hechos que se sucedieron desde la publicación del rótulo hasta la comunicación oficial de su despido y en la que solicita la nulidad de este y una indemnización de 31.000 euros al verse vulnerados sus derechos fundamentales a la libertad de expresión e información.

El rótulo fue publicado en el programa La Hora de la 1 de TVE durante la emisión de una información relativa a los próximos estudios de la princesa Leonor en un colegio de Gales. “Leonor se va de España, como su abuelo” rezaba el rótulo.

leonor

Una sola llamada resultó en despido

Tras una llamada de Zarzuela a RTVE, Barrachina y su superior fueron despedidos y fue emitida una disculpa pública por parte Rosa María Mateo, presidenta del Consejo de Administración de RTVE por aquel entonces, quien informó de que había adoptado medidas para relevar a los responsables.

Lara Robles, subdirectora de Programas de Actualidad de TVE y Lluis Guilera, codirector del programa La Hora de la 1, fueron los designados por Enric Hernández para ejecutar la orden de la Casa Real. “Te tengo que comunicar que han pedido dos cabezas y una de ellas es tuya. Estás despedido”, espetó Robles a Barrachina, según la demanda. La segunda cabeza se había cortado unos minutos antes, con la destitución de Eva Hernández, coordinadora de sección de La Hora de la 1.

La comunicación oficial del despido le llegó a Barrachina unas horas más tarde por email por parte de su empresa empleadora, MEDIATSO SL, con una llamada previa por parte de la directora ejecutiva de dicha empresa que le aseguró que el despido se ejecutaba por orden directa de RTVE.

4 Comentarios

  1. La monarquía española es un lastre para este país.
    Malo es que Felipe VI pida el despido de unos periodistas, pero peor es que le hagan caso en una TV que pagamos todos.
    Salud y República

DEJA UNA RESPUESTA