En su último acto oficial, Felipe VI ha presidido este jueves la entrega de los Premios Taurinos y Universitarios de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla y en su intervención, además de subrayar «el inmenso capital de talento y esfuerzo universitario y taurino» que esta institución ha dado a conocer.

El rey ha destacado que con la extensión de la enseñanza y la formación «una nación se hace más competitiva en lo económico y en lo tecnológico» y «más capaz de superar dificultades y más respetada y admirada en el mundo».

En cuanto a los premios, el rey ha precisado que se trata de «unos galardones creados hace más de medio siglo y esto ya indica ese capital de talento que la Real Maestranza de Caballería ha dado a conocer y ha apoyado en beneficio de la educación y de la tauromaquia», y ha añadido que ambos premios «distinguen la excelencia y esto en sí es valioso, pero además contribuyen a dar cohesión a la sociedad, en este caso a la sociedad andaluza y sevillana».

Que la figura del rey, que debería mostrarse neutral ante un tema tan polémico, se arriesgue a opinar sobre ello, es llamativo. Incluso un programa tan del «establishment» como Espejo público, con Susanna Griso al frente, se ha escandalizado:

«El rey ha tomado partido en el primer debate nacional. En un guiño al tendido dice que la tauromaquia contribuye en dar cohesión en la sociedad…bueno,¿ da cohesión o roces?», indicó la presentadora.