Protestona


Hasta hace poco tiempo, creía firmemente que mi sororidad debía ser extensible a cualquier mujer fuese cual fuese su posicionamiento político o social, pero sinceramente, con algunas ¨compañeras¨ ser sorora me cuesta. Me cuesta mucho.

Os confieso que ya no puedo más con las feministas liberales, su individualidad y egoísmo me han sobrepasado y hasta aquí hemos llegado señoras. No voy a seguir aceptando que algo tan hermoso como el sentimiento de hermandad entre mujeres también quieran usarlo en contra del feminismo.

¿Merecen nuestra sororidad las mujeres que desde sus cargos políticos o sus tribunas mediáticas cuestionan o atacan de forma constante al movimiento feminista?

¿La merecen las que afirman sin pudor que no existe la violencia de género, el abuso, el acoso o la discriminación? ¿Las que mantienen que el feminismo solo busca la criminalización del hombre y exigen la derogación de la Ley contra la Violencia de Género? ¿Las que llaman a los asesinatos machistas violencia doméstica?

Yo creo que no. Esas mujeres que lanzan constantemente discursos patriarcales tendrán mi apoyo cuando se enfrenten a insultos o violencias machistas, pero nada más, esas señoronas no son mis hermanas, en muchos casos son mis enemigas, la sororidad hacia ellas lo que consigue es desarticular la lucha de las demás, y no está el plan como para dejarnos colar Caballos de Troya.

Creo que ante el avance terrible del machismo, ha llegado el momento de decir basta a las ¨compañeras¨ disidentes, que lleven su particular lucha hacia dónde les dé la gana, pero no podemos permitirnos que sigan manipulando el feminismo desde dentro. Si quieren seguir con su mensaje de yo, yo, y yo que lo hagan, faltaría más, pero que no reclamen el ¨nosotras¨ solo para defender sus intereses de clase.

Mujeres como Ana Rosa Quintana, sentenciando en su programa, (que ven cientos de miles de mujeres), que no piensa ir a la huelga del 8M ni a la concentración si se politiza, Inés Arrimadas proponiendo que alquilemos nuestros úteros, Díaz Ayuso llamándonos dictadoras o Rocío Monasterio diciendo que la violencia no tiene género, son ejemplos claros de que para todas ellas, la sororidad no es de ida y vuelta.

Declararse feminista mientras se hace campaña contra las compañeras que luchan por los derechos de todas es perverso, más aún cuando se hace desde una atalaya de poder mediático, económico o político.

El feminismo liberal no defiende a todas las mujeres, su proyecto es conseguir cierta igualdad de género sí, pero dentro de los miembros de la élite.

¿Es feminismo poner precio al cuerpo de las mujeres? ¿Regular los vientres de alquiler y la prostitución son ejemplos de ese feminismo que quieren vendernos como nuevo, moderno y transversal? ¿Es feminista olvidarse de las mujeres más desfavorecidas económica y socialmente? Me da a mí que no.

Negar que seguimos viviendo en una sociedad machista cuando nos siguen matando, cuando se denuncia una violación cada cuatro horas, o cuando miles de mujeres no denuncian malos tratos por miedo es de una complicidad casi criminal. Decir que las mujeres disfrutamos de los mismos derechos que los hombres solo porque algunas (casi) los disfrutan es un insulto y una ofensa a la inteligencia.

Las ¨hermanas¨ que atacan o ningunean el feminismo al que llaman ¨radical¨ tienen cierta responsabilidad en cada maltrato, cada vejación y cada asesinato, por mucho que se lamenten o finjan llorar después. Vosotras, queridas compañeras, contribuís de alguna manera a que se perpetúe una sociedad androgénica y patriarcal que daña más a la mujer mientras más precaria es su situación económica o posición social. Pero eso ya lo sabéis, y no os importa, porque vuestra lucha solo pretende mantener unos privilegios, los vuestros.

Y para eso no contéis conmigo. En el feminismo es una lucha colectiva donde el ¨yo¨ debe dejar paso al ¨nosotras¨, es una cadena y no podemos admitir que ninguna rompa un eslabón o estaremos perdidas. Lo que tenemos, lo poco que tenemos, lo hemos conseguido luchando juntas y así debe ser siendo hasta lograr la igual total.

Muchas siempre hemos creído que las mujeres no seremos del todo libres mientras haya una sola mujer que no lo sea, pero a ti querida feminista liberal, a ti que perviertes el lenguaje en favor del patriarcado, a ti que manipulas el feminismo para ocultar tus verdaderas intenciones, a ti que tanto te molesta que se diga portavoza, a ti que no tienes escrúpulos en trepar y conseguir privilegios  aprovechándote de la precariedad de mujeres pobres, a ti ex compañera, la única libertad que te importa es la tuya, y la de las mujeres de tu clase.

Y en ese camino, no me vas a encontrar nunca más.

Vídeo Recomendado:

11 Comentarios

  1. Lo he dicho en el artículo de Elena Martinez y lo repito aquí:
    A todas las que ven el feminismo como algo “cool”, como una “causa” que defender a lo Robin Hood, “liberales” de todo pelaje, a todas ellas les recomendaría la lectura de “El origen de la familia, la sociedad y el estado” de Friedrich Engels. Así podrán entender la relación entre machismo, estado y capitalismo. La revolución que nos salvará, que salvará a la Humanidad de la extinción será necesariamente feminista o no será.

  2. Ay, protestona se cambia de panfleto porque ya no la leían en el otro.
    A ver si las de Podemos ya os llamáis por vuestro nombre: NO SOIS FEMINISTAS, sois comunistas cutres de toda la vida, que quieren utilizar a las mujeres para sus objetivos. Que ya os calado las mujeres, que sólo queréis usarlas: «sorora», que rima con chorra. Que los obreros ya es que ni les conocéis y ahora toda la lucha de géneros, pero es que no os entiendo, si tienen que abolirse los géneros, ¿entonces no hay lucha? a ver si os aclaráis con el rollo feminazi, LGTBIXQ, comunista, ecovegano y marciano

      • ¿algún argumento, Paqui? Porque yo sí les tengo.
        Estoy harta de las nuevas monjas comunistas que me tenéis que decir que puedo hacer, pensar, ponerme o quitarme. ¡Yo decido lo que me de la gana! En vuestra casa haced lo que queráis, pero dejarnos en paz a la inmensa mayoría de mujeres: NO NOS REPRESENTÁIS, dejad de hablar en nombre de las mujeres, sólo sois las nuevas perrillas falderas de la izquierda para a ver si destruye la sociedad de hoy para traernos la miseria y la falta de libertad

  3. El comunismo tanto luchar contra la religión católica, y ahora fundan la religión del feminismo. Que nadie ose no tener fe, o será expulsada de ser sorora (hay que ver el ridículo de inventarse palabras sin sentido).
    Mujeres liberales, Protestona os manda una fatua donde os excomulga por no creer en los dogmas de la verdad comunista. Pecadoras

  4. Pedorras al poder, que sus hijos ya están.
    Normalmente todas las «feminazis» que conozco suelen ser las más vayas, protestonas, putas y guarras que conozco. (Y siento decirlo, pero es mi experiencia vital de casi 60 años de andar por el mundo).

  5. María, tienes razón, vaya gentuza que da sus opiniones sin insultar a nadie. No como tú, que has dedicado el tiempo a formarte estudiando y por eso escribes correctamente, como lo demuestras todos los días. Oye, si quieres escribir tu opinión, lo haces, pero respeta a los demás, ¿o los de Podemos no sois capaces de hacerlo?

Deja un comentario