Nuria Pajares y su hija Mery se hicieron virales después de que la madre le regalara un bolso de más de 1.000 euros de Louis Vuitton por terminar la selectividad. «¡Su primer Luisvi!» fue la frase que se hizo más popular.

Ahora, se ha hecho compartido otro vídeo similar, en el que una madre y su hijo parece que han querido imitarlas, ya que la publicación tiene incluso el mismo tipo de plano: una madre en el coche junto a su hijo.

«Gran sorpresita a mi hijo Luca», escribió la madre en el vídeo. «Bueno chicos, he venido al instituto a buscar a mi hijo, que ha aprobado su primer examen de Matemáticas, que es una asignatura que le cuesta, que es su profesor particular y, bueno, a él había un detallito que le hacía muchísima ilusión y entonces mami te lo ha comprado», dice la mujer.

El fenómeno del 'primer Luisvi' se repite, pero con otro 'detallito'
El fenómeno del ‘primer Luisvi’ se repite, pero con otro ‘detallito’

«¿Pero es detallito o es…?, pregunta el hijo. «Es un detallito», le responde la madre. -«Ah, vale, entonces no me puedo flipar» -«No, no, es un detallito. Y bueno, pues mamá te lo ha querido regalar por el esfuerzo hecho» -«Vale mamá» -«Bueno chicos os lo enseño. Tú cierra los ojos» -«Vale, venga» -«Porque sino no es una sorpresa» -«Mamá, ¡qué nervios, por favor!, continúa la conversación.

A continuación la madre saca del bolso el «detallito», que no es nada más ni nada menos que el iPhone 14, cuyo modelo más básico cuesta alrededor de los 1.300 euros. «El iPhone 14», dice la madre, provocando que su hijo se pusiera a gritar y a llorar. «¡Pero no llores! Yo sabía que te hacía mucha ilusión, cariño, pero llorar no».

Muchos han considerado que «el detallito» es totalmente desproporcionado ya que su precio es más de un salario mínimo.

Las redes empezaron rápidamente a criticar el vídeo y a decir que era una muestra del capitalismo más extremo. Sin embargo, otros apreciaron un detalle que podría demostrar que era todo «postureo», ya que, según ellos, la caja es de un iPhone 13 Pro y ya está abierta.

El iPhone 14 tiene un envoltorio donde se ve el frontal del móvil, mientras que el anterior mostraba el trasero con las distintas cámaras. Por lo tanto, la madre podría haber utilizado la caja de un modelo anterior, que tenía en casa, para grabar el vídeo.

DEJA UNA RESPUESTA