Redacción

José Enrique Fernández de Moya, secretario de Estado de Hacienda, tendrá que declarar como investigado el próximo día 5 de junio por posibles delitos de prevaricación administrativa continuada, falsedad en documento mercantil, malversación de caudales públicos continuado, cohecho y tráfico de influencias durante su etapa como alcalde de Jaén.

El informe de diligencias previas revela que “ordenó personalmente en contra de los informes y reparos de legalidad del interventor del consistorio jienense, distintos pagos a la empresa Matinsreg, encargada del mantenimiento de las fuentes ornamentales de la capital“, según una información publicada por la SER.

El informe se recoge también que “se presentaron facturas falsas, incorporando conceptos y servicios facturados no ejecutados realmente, generando un sobrecoste de considerable gravedad para el ayuntamiento“.

Según el informe “se facturaban de forma falsa gran cantidad de horas de trabajo no realizadas, de imposible ejecución con el personal de la empresa ilícitamente designada, incrementando y suponiendo un coste para el Ayuntamiento superior a los 3.600.000 euros” si se compara “con una anualidad de la empresa Imesapi, firma que antes de la llegada de Matinsreg se hacía cargo de este servicio“.

Fernández de Moya dejó la alcaldía andaluzacon una deuda bancaria de 430 millones de euros, casi cinco veces mayor que la que tenía en 2011, cuando tomó el relevo del PSOE.

Deja un comentario