El líder del PPC, Alejandro Fernández, ha salido en defensa del exdelegado del Gobierno Enric Millo tras las críticas que ha recibido por su declaración en el Supremo y ha afirmado que ha vivido «unos días de acoso absolutamente lamentables por decir la verdad y ejercer de forma democrática una declaración».

Fernández ha asistido este sábado en Girona, acompañado de Millo, quien ahora ocupa la presidencia provincial del PPC, y de la candidata por esta provincia en las elecciones municipales de mayo, Conchita Veray, a un acto de presentación de candidatos.

La declaración de Millo en el juicio del procés ante el Tribunal Supremo, según Fernández, responde a un ejercicio de sus derechos, «esos que unos tanto reclaman pero que después niegan a quienes no piensan como ellos».

Para el presidente del PPC, los acuerdos en las próximas elecciones municipales con «formaciones políticas que se han situado al margen de la Constitución y de la convivencia» no son posibles, ya que ante todo «hay unas líneas rojas que son el sentido común, la legalidad y la Constitución».

Sobre la jornada de ayer, con motivo del Día Internacional de la Mujer, Fernández ha asegurado «reivindicar los derechos de todas las mujeres, no solo las de izquierdas o derechas, no solo las españolistas o las nacionalistas catalanas».

Asimismo, ha presumido de formar parte «del partido de las lideresas» y ha nombrado a Soraya Sáenz de Santa María, a María Dolores de Cospedal, a Esperanza Aguirre o a la desaparecida Rita Barberá.