El periodista Guillermo Fesser, corresponsal del programa El Intermedio en Nueva York, ha explicado cómo está la actualidad electoral en Estados Unidos.

Fesser cree que en esta ocasión «no se va a elegir entre uno u otro presidente, sino entre democracia o una posible dictadura».

Trump ha vuelto a tensar las relaciones con China al asegurar en la ONU que el país es responsable de la pandemia del coronavirus. Respecto a este tema, el periodista considera que China no es un angelito de dios, pero a Trump le viene bien demonizarla, criminalizarla y exagerar sus maldades para esconder dos verdades muy molestas: el hecho de que Estados Unidos ha alcanzado las 200.000 víctimas mortales por coronavirus y, por otro lado, que  el FBI haya confirmado en un informe sus sospechas de que Rusia va a intentar llenar las redes sociales en la noche electoral de informaciones falsas y confusas con el fin de confundir sobre el resultado a los electores.

«Trump está callado porque le conviene, porque él mismo es el que está soltando los rumores de que los demócratas van a intentar ganar con trampas y él mismo está diciendo que si pierde no va a aceptar la derrota», ha indicado el corresponsal.

Desde que estalló la pandemia hemos visto a Trump negando y frivolizando sobre el tema, a pesar de que las cifras del país son especialmente preocupantes. El presidente, en un mitin en Ohio, restó importancia a la cifra de los más de 200.000 muertos e insistió en que el coronavirus solo afecta a los viejos, a casi nadie.

Fesser reconocía: «Aquí ya estamos acostumbrados a no tener que usar laca para llevar el pelo de punta de los disgustos que nos da el presidente».

En los mitíns, Trump hizo un «guiño» a la «supremacía blanca» diciendo a sus asistentes que tienen buenos genes. Según ha contado el corresponsal, «está haciendo un llamamiento a los blancos que todavía tienen el poder en este país. La América de la Guerra Civil sigue aquí, con los mismos principios, con la misma gente mandando, con el mismo racismo y con lo peor de cada ser humano que Donal Trump ha conseguido sacar de los armarios.».

En otra conexión Fesser explicó que: «El país está patas arriba porque Estados Unidos se acaba de dar cuenta que la guerra civil la ganaron los del sur, es decir, que las mismas políticas racistas, clasistas y de supremacía blanca son las que siguen mandando. Por eso estamos con disturbios, enfrentamientos raciales y gente que ha pasado de manifestarse a armarse en una milicia. Hay una tensión clarísima y algunos muertos ya en la lista», ha explicado el reportero.