Un vídeo de la Policía Municipal de Madrid difundido ayer muestra a varios agentes tirando la puerta abajo de un local relacionado con la organización neonazi Bastión Frontal. En las imágenes puede verse a los jóvenes ultras celebrando una fiesta ilegal y fuera del horario permitido en el distrito madrileño de Fuencarral.

Los agentes, en colaboración con las Unidades Centrales de Seguridad (UCS, tuvieron que acceder por la fuerza tras la negativa de los participantes a abrir las puertas, tal y como muestra el vídeo.

Tal y como relata Miquel Ramos en La Marea, citando a fuentes policiales, durante el registro los policías requisaron varias armas y abundante propaganda de la organización neonazi Bastión Frontal y detuvieron a 19 personas.

Bastión Frontal

En la nota de prensa de la Policía Municipal a la que tuvo acceso el medio se detalla que los jóvenes habían proferido amenazas a los agentes. Dentro encontraron machetes de grandes dimensiones y varias navajas. Asimismo, a una de las jóvenes presentes se le incautó un punzón que escondía en el bolso.

https://twitter.com/cosasclarastve/status/1384486976552792068

¿Quiénes son Bastión Frontal?

Bastión Frontal es un grupo nazi se define como “una organización juvenil” que surge ante la ausencia de “movimientos de vanguardia” dentro de la llamada extrema derecha. Bastión Frontal nace en un barrio obrero, el de San Blas en Madrid, durante el confinamiento por el coronavirus. Aseguran contar con un centenar de miembros activos “de entre 15 y 25 años, gente de barrio, humilde, jóvenes de clase trabajadora”, según su portavoz, un estudiante de 19 años.

El nombre de Bastión Frontal empezó a sonar el pasado miércoles 14 de octubre, cuando organizó una protesta contra la presencia de menores extranjeros no acompañados en el distrito madrileño de San Blas-Canillejas, en Madrid. Al grito de “San Blas será la tumba de los MENAS”, entre otros insultos y amenazas, un centenar de simpatizantes del grupo recorrieron varias calles hasta llegar a dos pisos tutelados ubicados en el barrio de Rosas.

Una vez allí, las consignas amenazantes se convirtieron en una impactante petición a los menores que les observaban desde sus ventanas: “no nos mires, tírate.” El origen de semejante alarde de violencia verbal se remonta al pasado martes 13 de octubre, según informó el diario ABC, cuando varios integrantes de Bastión Frontal pretendieron enfrentarse a un grupo de jóvenes magrebíes en las inmediaciones de estos pisos.

Aunque la Policía Nacional intervino para evitar el conflicto, el día terminó con cuatro detenidos, uno de ellos de 17 años y origen magrebí, acusados de agredir gravemente a dos integrantes, presuntamente, del grupo de extrema derecha.

El incidente con Pablo Iglesias

El día 29 de marzo, Pablo Iglesias, candidato de Podemos a la presidencia de la Comunidad de Madrid, se desplazó al barrio de Coslada (Madrid) en la precampaña electoral para visitar a la Asociación de Vecinos Fleming, un colectivo que había sufrido ataques de grupos neofascistas.

Durante esta visita, cinco jóvenes pertenecientes a Bastión Frontal le estaban esperando. Entre saludos fascistas y manos en alto, le espetaron consignas como “fuera casta de nuestros barrios”, tratando de boicotear el acto.

Iglesias se encaró con ellos, tras lo cual, la policía pidió a estas personas que se marcharan, lo que al final hicieron mientras seguían coreando consignas fascistas.

 

DEJA UNA RESPUESTA