Por Xan Pereira Castro

Eric Schneiderman, fiscal general de Nueva York, liderará una serie de demandas intentando parar el resultado de la votación en la FCC que acaba con la norma que impedía que las proveedoras de internet tuvieran potestad sobre el bloqueo o la ralentización de portales en línea. Esta medida había sido desarrollada durante el mandato de Barack Obama para garantizar internet como un servicio público en Estados Unidos.

“Es un golpe a los consumidores y a todos los que se preocupan por una internet libre y abierta”, quien consideró además que la aprobación de la nueva regulación supone “un regalo de Navidad anticipado”, ha indicado Schneiderman 

El fiscal general ha liderado una investigación sobre un registro masivo de comentarios en la propuesta de la FCC, en total veintidós millones, de los que al menos dos millones se produjeron desde identidades suplantadas. Por este motivo, junto a otros dieciocho fiscales generales, han intentado sin éxito que la votación se pospusiera.

La posición de las compañías de servicios

Las operadoras llevan años pidiendo a las grandes compañías de internet como Google, Facebook, Amazon o Netflix, que contribuyan a mantener las redes que utilizan para proveer sus servicios. Todos estos gigantes de la red han hecho campaña activa para preservar la neutralidad de la red.

Netflix se mostraba “decepcionado por la decisión de la FCC” y anunciaba que era el “principio de una larga batalla legal”, a la que también se ha añadido Google y Facebook.

Si las operadoras quieren cobrar por primar servicios, será más difícil para los emprendedores que quieran competir con los grandes, dejando todo en manos de multinacionales y grandes corporaciones.

Deja un comentario