Tal y como indicábamos el pasado mes de octubre, la Fiscalía del Tribunal Supremo estaba sopesando el archivo de las tres diligencias de investigación en torno al rey emérito y sus negocios: las diligencias por el presunto cobro de comisiones del AVE a La Meca; el presunto uso por parte de Juan Carlos I y otros familiares de tarjetas de crédito opacas y las diligencias preprocesales abiertas por la supuesta fortuna de 10 millones de euros oculta en la isla de Jersey, según ha adelantado El Confidencial y confirmado fuentes fiscales a El Mundo.

La decisión de la Fiscalía vendría motivada por la prescripción de algunos de los delitos, la inviolabilidad de la que gozaba Juan Carlos de Borbón cuando se perpetraron supuestamente esos delitos y la falta de indicios probatorios en algunos casos.

También contribuiría el hecho de que el rey emérito haya realizado dos regularizaciones fiscales por alrededor de 5 millones de euros, unas regularizaciones que impiden la actuación judicial por delitos fiscales, ya que la Fiscalía las considera veraces y voluntarias.

La Fiscalía prorroga todas las líneas de investigación sobre el patrimonio de Juan Carlos I
La Fiscalía prorroga todas las líneas de investigación sobre el patrimonio de Juan Carlos I

Dolores Delgado, la fiscal general del Estado, quien firmó los decretos de aperturas de las diligencias de investigación y sería la encargada de decretar el archivo de las mismas, ha concedido ahora las prórrogas solicitadas por el equipo de fiscales que investiga el patrimonio del rey emérito en relación con las presuntas comisiones ilegales por la adjudicación del AVE a La Meca y el presunto uso de tarjetas «black» sufragadas por el empresario mexicano Allen Sanginés-Krause, después de que a principios de mes ya concediese la prórroga solicitada sobre la otra línea abierta, relativa a la fortuna que Juan Carlos I habría ocultado en la isla de Jersey.

Según fuentes fiscales, las dos primeras líneas de investigación caducaban en los próximos días, por lo que se estimó conveniente pedir una prórroga de las mismas, que finalmente se ha concedido por el plazo de seis meses.

En el caso de las averiguaciones sobre el supuesto cobro de comisiones por la concesión del AVE a La Meca a empresas españolas, esta ampliación de los plazos era necesaria para estudiar la última información enviada desde Suiza en respuesta a una comisión rogatoria relativa a las finanzas de Don Juan Carlos en los años posteriores a su abdicación, en 2014.

La otra investigación prorrogada es la referida al supuesto uso por parte de Juan Carlos I y otros familiares, entre los que no están los actuales reyes ni sus hijas, de tarjetas de crédito opacas con cargo a cuentas bancarias en las que no figuran como titulares.

Una investigación revelaba que los pagos no se hicieron mediante tarjetas a nombre del emérito u otros miembros de su familia, sino a través del coronel del Ejército del Aire Nicolás Murga Mendoza que actuaría de testaferro del dinero que Sanginés-Krause puso presuntamente a disposición de los miembros de la familia real. Según Sanginés-Krause, esos pagos eran detalles que quiso tener con un amigo íntimo.

Delgado firmó un decreto por el que extendía estas indagaciones desde el 17 de diciembre hasta junio de 2022. Sin embargo, las fuentes indicadas ya han apuntado a Europa Press que la idea es no agotar los plazos, aunque tampoco actuar con la prisa que impone el calendario, ya que un caso de esta envergadura requiere actuar con prudencia.

Las tercera de las actuaciones en torno al rey emérito que llevan a cabo la Fiscalía del Tribunal Supremo y Anticorrupción, acerca de la presunta existencia de una cuenta bancaria con 10 millones de euros a su nombre en la isla de Jersey, ya fue prorrogada.

Según revelaba en exclusiva LaSexta en noviembre de 2020, el rey emérito tendría esa cantidad de dinero en una cuenta activa en ese paraíso fiscal y la noticia saltaba tras la alerta del Servicio de Prevención de Blanqueo de Capitales por la cual se sospechaba que se había intentado mover dinero de esa cuenta.

Fuentes jurídicas confirmaron a laSexta que el Sepblac estaba al corriente de la existencia de esta cuenta y del dinero que había en ella y, por este motivo, la Fiscalía decidió abrir una tercera vía de investigación a Juan Carlos I por presuntos delitos fiscales y blanqueo de capitales. El motivo fue precisamente la fortuna detectada en la isla de Jersey.

El rey emérito está recluido en Abu Dabi desde agosto de 2020, cuando comunicó a su hijo, Felipe VI, la decisión de trasladarse “fuera de España” para “contribuir a facilitar el ejercicio de tus funciones” ante “la repercusión que están generando ciertos acontecimientos pasados de mi vida privada”, en referencia a los escándalos que precipitaron su abdicación en 2014 y han terminado situándolo en el punto de mira de la justicia.

DEJA UNA RESPUESTA