Esta semana ha sido devastadora para los niños que viven en medio de conflictos e inestabilidad en Oriente Medio y África del Norte, con asesinatos y otros actos violentos cometidos contra ellos a diario.

Desde el pasado sábado, la violencia ha afectado duramente a los jóvenes de la región: dos escuelas y un hospital fueron atacados en Trípoli, Libia; al menos cuatro estudiantes de secundaria fueron asesinados a tiros durante las manifestaciones en Kordofan del Norte, Sudán; y cuatro niños fueron asesinados, y otros 14 resultaron heridos en un ataque a un mercado en la gobernación de Sa’ada en Yemen.

La fuerte violencia que ha herido o asesinado a 359 niños desde el comienzo del año continúa en el noroeste de Siria. También esta semana, varios niños en el Estado de Palestina resultaron heridos en incidentes violentos, con ellos, son al menos 477 los niños heridos en el Estado de Palestina en lo que va de 2019.

La directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore, se ha pronunciado al respecto indicando que «quienes llevan a cabo esta violencia están fallando a los niños y están muy lejos de cumplir con sus obligaciones según el derecho internacional de mantenerlos fuera de peligro«. «Esto es más que lamentable, es un ultraje«, añade Fore.

Henrietta Fore subraya que «el desprecio desenfrenado por el bienestar de los niños mostrado esta semana no debe continuar»

«Todas las partes en conflicto y quienes tienen influencia sobre ellas son responsables de la seguridad de los niños en cualquier parte de la región”, sentencia Fore.