Indignación por la celebración de una fiesta a la que acudieron más de 150 invitados, entre ellos, numerosos representantes y líderes de los principales partidos políticos. Se pudo ver en la celebración ministro de Sanidad, Salvador Illa; el presidente del PP, Pablo Casado y la protagonista de este artículo, la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas.

Una ceremonia tuvo lugar en el Casino de Madrid tan solo un día después de que se decretara el estado de alarma en todo el país y en la que no se respetaron las recomendaciones sanitarias. Las fotografías publicadas por El Español han generado una oleada de críticas, ya que varios de los políticos que se reunieron en el interior del edificio lo hicieron sin mascarillas y sin guardar la distancia de seguridad.

Nuestros representantes políticos decidieron que no era mala idea, encontrándonos en medio de la segunda ola de coronavirus, y en unos días en los que se recomienda que se extremen las precauciones, reunirse en una gran y multitudinaria fiesta.

Como decimos, la protagonista de este artículo es Inés Arrimadas. La líder de Ciudadanos decidió acudir y mostrarse sin mascarilla, pero viendo la que se venía encima, pensó que su imagen no podía verse de esa manera y su foto fue retirada.

Las redes se hicieron eco de esto y el tiro le ha salido por la culata a Arrimadas. La imagen se ha vuelto viral, creando un Efecto Streisand de libro.