Reino Unido cuenta más de 30.150 muertes al 7 de mayo, la segunda cifra más alta después de Estados Unidos. Al frente de la rueda de prensa diaria en Downing Street, Jenrick dijo a los reporteros que el martes se realizaron 69.463 pruebas. Un total de 201.101 personas han dado positivo al virus en Reino Unido.

Horas antes, el primer ministro Boris Johnson confirmó durante la sesión de preguntas de los parlamentarios al primer ministro que el domingo dará a conocer los detalles de su plan para iniciar la relajación del confinamiento.

El 13 de marzo el Gobierno británico se desmarcaba del resto de Europa con medidas menos drásticas para no perjudicar su economía, y estas decisiones las están pagando ahora. «No vamos a cerrar las escuelas ahora», declaró el ‘premier’ Boris Jonhson. «El consejo de los científicos es que puede causar más daños que beneficios en este momento».

De nada sirvieron las críticas de los expertos. «El Gobierno está jugando a la ruleta rusa con los británicos y estamos ante un grave error», declaró el doctor Richard Horton, director de la publicación médica The Lancet. «Boris Johnson alega que están siguiendo la ciencia, y eso no es verdad. La evidencia es clara. Lo que necesitamos son medidas urgentes imponiendo cierres y la distancia social».

El ex secretario de Sanidad Jeremy Hunt, al frente del comité parlamentario de salud pública, acusó a Johnson de haberse convertido en la «anomalía» de Europa, al compararlo con lo que están haciendo otros países. Asimismo, el ex director regional de salud en el noreste de Inglaterra, John Ashton, calificó como «patética» la reacción del Gobierno.

Ahora, con esos más de 30 000 muertos a sus espaldas, Jonhson escucha aplausos desde su balcón. Aplausos al maltratado sector sanitario que ha expuesto con sus terribles decisiones. En referencia a ello, tenemos la que creemos que es la foto del día: una marquesina del bus londinense lanzando un claro mensaje a los que votaron al actual «premier»:

«No puedo comer aplausos. Tal vez votes por alguien sensato la próxima vez, ¿eh?»

Imagen