La carga policial de los antidisturbios, el jueves por la noche, contra los vecinos del barrio madrileño de Vallecas, ha provocado una ola de protestas por la comparación de la actuación policial con las manifestaciones «cayetanas» o las protestas negacionistas de Colón.

En los muchos vídeos que han trascendido de los hechos en Vallecas, varios cientos de vecinos se manifestaron ante la sede de la Asamblea de Madrid, sita en medio del barrio de Vallecas, con pancartas en defensa de la sanidad pública y en contra de los confinamientos selectivos, que se tachan de “segregacionistas”.

Las unidades de antidisturbios llegan y se plantan ante la primera línea de manifestantes. Sin que se alcance a ver provocación o agresión previa en los vídeos disponibles, la policía carga contra los vecinos concentrados, con un saldo de cuatro detenidos y seis heridos.

Ahora salen a la luz los resultados de estas cargas, entre ellas golpear en la cabeza a una joven de 17 años, dar un rodillazo en la cara a un detenido y propinar un cabezazo con el casco puesto a un joven ya esposado.

En una serie de fotos difundidas en redes puede verse a los jóvenes heridos resultado de las agresiones policiales.

Muchos usuarios de Twitter han protestado porque, una vez más, los agentes no llevan el número de identificación visible, lo que facilita su impunidad.