Este domingo, el gobierno de Francia lanzó una consulta pública online, que estará abierta hasta el 31 de enero en concertation-influenceurs.make.org, para que los que quieran se manifiesten sobre 11 medidas agrupadas en cuatro grandes temas en torno a los influencers.

El Gobierno francés ha decidido regular la actividad y el negocio de los influencers para establecer una serie de derechos y obligaciones y proteger sus derechos intelectuales.

Además de regular la actividad de los influencers en el país, el objetivo es también evitar fraudes al consumidor, publicidad engañosa o malas prácticas, como no mencionar que la marca les paga por el producto que publicitan, algo que ha suscitado polémicas y a veces incluso sanciones económicas.

Francia quiere regular la actividad de los "influencers" y lanza una consulta pública para ello
Francia quiere regular la actividad de los «influencers» y lanza una consulta pública para ello

En Francia ya existe un código de buenas prácticas elaborado por la autoridad de la regulación profesional de la publicidad (ARPP, en sus siglas en francés), al que se adhieren los creadores de contenido de manera voluntaria.

Sin embargo, la autorregulación no ha evitado escándalos sonados como el de la modelo Nabilla Benattia-Vergara, con millones de seguidores, tuvo que pagar 20.000 euros de multa por haber promocionado en 2018 en Snapchat servicios bursátiles, sin mencionar que había sido remunerada por ello.

En Francia hay unos 150.000 influencers, de los cuales los que tienen más de 1 millón de seguidores pueden llegar a cobrar grandes sumas por una publicación o una historia en una red social. Aunque una inmensa mayoría respeta las normas hay también algunas estafas y «olvidos».

En los dos últimos meses se han presentado dos proposiciones de Ley en la Asamblea para luchar contra las prácticas comerciales ilícitas, pues muchos de estos creadores de contenido concentran gran parte de la publicidad de grandes marcas. La mayoría, de hecho, ya prefiere esta vía para visibilizarse que la publicidad tradicional.

DEJA UNA RESPUESTA