Este lunes, Francisco Camps, expresidente de la Generalitat Valenciana, se enfrenta en la Audiencia Nacional a la última causa judicial que le queda abierta, la relacionada con el presunto amaño del contrato de un stand de Fitur en 2009 que se adjudicó a la trama Gürtel, que se pagó mediante contratos menores y que costó 366.529 euros a los valencianos.

La Fiscalía Anticorrupción pide para el que fue presidente valenciano durante ocho años dos años y medio de cárcel y diez de inhabilitación por los delitos de prevaricación y fraude.

Este será el primer juicio en el que Camp se enfrente, cara a cara, a su «amiguito del alma» Álvaro Pérez, «El bigotes».

El que fuera jefe del Ejecutivo valenciano no estaba imputado en esta causa, pero tras un gran trabajo de la fiscal Anticorrupción Miriam Segura, el caso, que estaba a falta de fecha para juicio, volvió al Jugado Central de Instrucción Número 5 de la Audiencia Nacional y se imputó y procesó a Camps.

Francisco Camps afronta su última causa pendiente del "caso Gürtel"
Francisco Camps afronta su última causa pendiente del «caso Gürtel»

Según el magistrado instructor, la Fiscalía y las acusaciones particulares, el expresidente del PP valenciano está acusado de dar instrucciones a la entonces directora general de Promoción Institucional Salvadora Ibars para favorecer con los contratos a la empresa del grupo Correa, Orange Market, y se le adjudicase el montaje de un expositor del pabellón de la Comunidad Valenciana por 366.529 euros.

La investigación contra Francisco Camps surgió de otro juicio del caso Gürtel, cuando algunos acusados como Álvaro Pérez, «El Bigotes», o el ex secretario general del PP valenciano Ricardo Costa, le apuntaron como responsable de adjudicaciones a esa empresa.

Anticorrupción cree que, en el caso de Fitur 2009, la adjudicación se produjo para «contentar» a la trama por la «elevada deuda acumulada» que tenía Orange Market con el PP por la organización de actos del partido en años anteriores.

Por ello, sostiene que Álvaro Pérez, responsable de la red en la comunidad, y el contable de la citada empresa, Cándido Herrero, se concertaron con Camps para que «dispusiera lo necesario para que el contrato» fuera para esa mercantil.

La defensa del expresidente ha tratado por todos medios no solo de sacar a su cliente de la causa, sino de alargarla todo lo posible para evitar la ansiada fotografía de Camps en el banquillo junto a «El bigotes».

La defensa del exlíder del PP valenciano tendrá como principal objetivo contrarrestar las confesiones de alrededor de una decena de los 27 encausados, quienes tras alcanzar un pacto con la Fiscalía han reconocido los hechos a cambio de una rebaja en las peticiones de condena. Entre ellos, los principales acusados (todos ellos cumpliendo condena): el líder de «Gürtel», Francisco Correa; el que fuera su mano derecha, Pablo Crespo (exsecretario de Organización del PP gallego); el responsable de las empresas en la Comunidad Valenciana, Alvaro Pérez «El Bigotes» y el gerente de Orange Market, Cándido Herrero.

Francisco Camps no estará solo en el banquillo. A su lado estarán Álvaro Pérez, Francisco Correa, Pablo Crespo, los exconsellers: Alicia de Miguel, Luis Rosado y Manuel Cervera, y 17 directivos y técnicos de la Administración autonómica que se enfrentan a diferentes penas de prisión por el amaño de este contrato de Fitur.

DEJA UNA RESPUESTA