Francisco Martínez Vázquez, exnúmero dos del Ministerio de Interior, está imputado por una operación policial secreta –el caso Kitchen– pagada con fondos reservados del Ministerio del Interior con un objetivo de espiar presuntamente al extesorero del PP Luis Bárcenas y robarle documentos que pudieran perjudicar a Mariano Rajoy y a la cúpula del partido.

Quizá por la que puede caerle encima, está dispuesto a poner el ventilador, y ha afirmado ahora en una entrevista en ‘El País‘ que tiene la intención de contar todo lo que sabe al juez acerca del caso.

«Voy a contar al juez todo lo que sé», ha señalado el imputado, que ha señalado también que se quedó «atónito» cuando el que fuera ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, le explicó la operación para espirar a Luis Bárcenas.

«Supe de la operación por el ministro. Me llamó para decirme que un confidente iba a colaborar con la Policía para ver lo de Bárcenas y luego me mandó un mensaje por WhatsApp recordándome el asunto», ha recordado el exjefe de gabinete de Jorge Fernández Díaz, de quien ha dicho que «tenía la costumbre» de enviarle «por escrito» las cosas de las que hablaban para que quedase constancia o no se le olvidasen.

En ese momento habló «con el director adjunto operativo de la Policía, Eugenio Pino». «Y me dijo que sí, que había un grupo de policías con el confidente, que era el chófer de Bárcenas, y que en esa operación estaban el Gordo [comisario Enrique García Castaño] y Villarejo. Además, me dejó claro que nada por escrito», ha contado Martínez.

Sobre los pagos de fondos reservados para la operación que él controlaba, el exnúmero dos de Interior ha dicho que su «misión era firmar talones para el pago de esos fondos reservados, pero desde una perspectiva administrativa».

«Junto conmigo firmaba el coronel Diego Pérez de los Cobos, que era quien se encargaba de supervisar que estuvieran todas las firmas pertinentes, desde la del policía que pedía los fondos para pagar a su confidente hasta la cúpula de Interior, uno por uno. Yo daba una cantidad global a la unidad que lo hubiese solicitado, pero ahí no se especificaba ni el contenido de las investigaciones ni el tipo de operación. Y en el listado de operaciones pagadas con fondos reservados que a mí me pasaron no hubo ninguna que se denominase Kitchen», ha explicado el ex número dos de Fernández Díaz.

Ahora, Martínez está dispuesto a colaborar con la Justicia y contarle al juez lo que sabe, una bomba en Génova 13.