Diferentes plataformas en representación de los interinos contratados en “fraude de ley” que hay en España han convocado una manifestación estatal este sábado en Madrid en la que piden la regularización de sus puestos de trabajo. Muchas de las personas afectadas son mujeres mayores de cincuenta años, con más de veinte años en su puesto de trabajo y con hijos y personas mayores a su cargo

Bajo el lema #FijezaYaEsConstitucional, las entidades convocantes reclaman al Ministerio de Política Territorial y Función Pública que se excluyan de las convocatorias de oposiciones todas las plazas ocupadas por personal que se encuentren en «abuso de temporalidad» hasta que no se compruebe si los contratos son ilícitos.

También reclaman que se recoloque a las personas que estaban en situación de temporalidad abusiva y que han sido cesadas de sus puestos si previamente han denunciado su situación. Según las entidades convocantes el número de interinos que se encuentran en una situación irregular se eleva a 800.000 empleados públicos.

La sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), en su resolución del 19 de marzo de 2020 y las posteriores sentencias derivadas de prejudiciales elevadas a dicho órgano judicial, señalan que concatenar contratos de interinos de manera interrumpida para cubrir puestos estructurales y permanentes vulneraba la normativa europea que prohíbe el abuso de la atemporalidad.

 

Los manifestantes exigen al Gobierno que la sanción al fraude de ley consista en asegurar su puesto de trabajo de carácter permanente para el personal que haya sido víctima de abuso de temporalidad, tal y como indican las líneas generales de la STJUE.

Aunque el fallo, deja en manos de las autoridades nacionales si lo adecuado es cubrir las plazas mediante procesos selectivos, conversión a indefinido no fijo o pagar una indemnización por despido improcedente, no descarta la fijeza como medida sancionadora.

1 Comentario

  1. A todas y todos las/los ciudadanos nos piden cumplir las leyes mientras el mismo estado abusa de forma sistemática de los derechos fundamentales de las/los trabajadoras/es! Un escándalo que grita al cielo!

DEJA UNA RESPUESTA