La farmacéutica Blanca Marí-Ruano ha utilizado su perfil de Twitter para expresar su indignación por el desperdicio de medicamentos y dinero público que ha presenciado. En su publicación, ha revelado que se vieron obligados a desechar 38 cajas de Victoza, un medicamento cuyo costo individual asciende a 114 euros, lo que resulta en un gasto total de 4.332 euros.

«A 114€ la caja…4.332€ tirados a la basura, sin estrenar…. Dinero que pagamos toooooodos….», lamentó Marí-Ruano en su tuit. Además, destacó que este medicamento en particular está escaseando y resulta extremadamente difícil de encontrar. En este sentido, resaltó la importancia del uso responsable de los medicamentos por parte de los pacientes.

La frustración de una farmacéutica por lo que ha presenciado en un paciente
La frustración de una farmacéutica por lo que ha presenciado en un paciente

La farmacéutica hizo un llamado a la reeducación de la población en cuanto al aprovechamiento de los recursos del sistema sanitario para evitar futuros desperdicios. Su tuit generó un gran debate en Twitter, con diversas opiniones sobre el tema.

Algunos usuarios argumentaron que es difícil controlar si un paciente utiliza o no un medicamento que le ha sido recetado previamente, por lo que no queda más remedio que seguir recetándolo. Otros, sin embargo, se mostraron a favor de imponer multas a las personas que desperdicien medicamentos, una idea que también respaldó la farmacéutica.

El caso expuesto por Marí-Ruano pone de relieve la importancia de concienciar a la sociedad sobre el valor de los medicamentos y la necesidad de utilizarlos de manera responsable. El despilfarro de medicamentos no solo implica una pérdida económica significativa, sino que también afecta la disponibilidad de tratamientos para aquellos que realmente los necesitan.

DEJA UNA RESPUESTA