Italia contabiliza ya 231.139 casos totales de coronavirus y 33.072 muertos desde el inicio del brote.

El pasado 4 de mayo el país iniciaba el desconfinamiento para reincorporarse al trabajo o disfrutar de cierta libertad pero sin poder salir de la región en la que se habita a no ser por motivos laborales, médicos o alguna urgencia. Se produjo la reanudación de actividades como la construcción o la manufactura.

El 18 de mayo los italianos entraban ya en la última fase de desconfinamiento y ya pueden circular por la calle sin restricciones ni motivo justificado. Se permitió la apertura de tiendas, restaurantes y museos, aunque con las medidas de protección vigentes.

El 25 de mayo se abrieron gimnasios y piscinas y se prevé que el próximo 3 de junio Italia permita los movimientos a nivel nacional y abra sus fronteras a los países de la Unión Europea.

Sin embargo, no todo son buenas noticias. Italia, el país europeo más castigado por Covid-19, tras encadenar varios días por debajo de los 100 fallecidos, ha vuelto a sufrir este miércoles 27 de mayo un repunte tanto de muertes, 117 en las últimas 24 horas, como de casos de contagio por coronavirus, 584 frente a los 397 del día anterior.

La mayoría de los nuevos casos, casi dos tercios del total, se registraron en Lombardía que también registró 58 de 117 fallecidos de las últimas 24 horas.

El país reduce progresivamente el número de positivos actuales, que ya es de 50.966, es decir, 1.976 menos en las últimas 24 horas. También disminuyen el número de hospitalizados y de ingresados, y aumenta la cifra de curados, 2.443 más que el martes.

Algunas regiones del sur han anunciado que adoptarán medidas para frenar la llegada de turistas nacionales e internacionales con coronavirus como pasaportes sanitarios, calificados de «inútiles» por el presidente de Liguria.

Giulio Gallera, consejero regional de Sanidad de Lombardía, señaló que no hay “pasaportes de inmunidad” porque una persona puede no estar contagiada con coronavirus en un cierto momento y que su situación cambie «una hora después».