El Führerprinzip, en el uso político actual, se refiere principalmente a la práctica de la dictadura dentro de las filas del propio partido político y, como tal, se ha convertido en un distintivo del fascismo político. La ideología de esta doctrina ve a cada organización como una jerarquía de líderes, donde cada líder exige obediencia absoluta de los que están debajo de él y responde solo a sus superiores.

Esta doctrina fue la base fundamental de la autoridad política en el gobierno de la Alemania nazi. Este principio puede entenderse como que «la palabra del Führer está por encima de toda ley escrita» y que las políticas, decisiones y oficinas gubernamentales deben trabajar para la realización de este fin.

El Führerprinzip era paralelo a la funcionalidad de las organizaciones militares. Los Freikorps -organizaciones paramilitares alemanas compuestas por hombres que habían luchado en la Primera Guerra Mundial y que se reunieron después de la derrota de Alemania, pero a los que les resultó imposible volver a la vida civil- se regían por el principio del Führer. Muchos de esos mismos hombres habían formado parte, anteriormente en su vida, de varios grupos juveniles alemanes en el período de 1904-1913. Estos grupos también habían aceptado la idea de la obediencia ciega a un líder.

Hitler, autoproclamado Führerprinzip
Hitler, autoproclamado Führerprinzip

Führerprinzip en la Alemania nazi

En el caso de los nazis, el Führerprinzip se convirtió en parte integral del Partido Nazi en julio de 1921, cuando Adolf Hitler forzó un enfrentamiento con los líderes originales del partido después de que se enteró de que estaban tratando de fusionarlo con el algo más grande Partido Socialista Alemán. Al enterarse de esto, y sabiendo que cualquier fusión diluiría su influencia sobre el grupo, Hitler renunció a los nazis. Al darse cuenta de que el partido sería completamente ineficaz sin Hitler como su testaferro, el fundador del partido, Anton Drexler, abrió negociaciones con Hitler, quien le dio un ultimátum: debe ser reconocido como el único líder (Führer) del partido, con poderes dictatoriales. El comité ejecutivo cedió a sus demandas, y Hitler se reincorporó al partido unos días después para convertirse en su gobernante permanente, con Drexler pateado arriba para ser presidente honorario de por vida, autoproclamándose «Führerprinzip».

Después de la Noche de los cuchillos largos, Hitler declaró: «¡En esta hora, yo era responsable del destino de la nación alemana y, por lo tanto, era el juez supremo del pueblo alemán!», defendiendo que durante 24 horas él había sido la ley en Alemania y que las unidades de las SS tan solo habían llevado a cabo las órdenes que él mismo les había dado.

La justificación del uso civil del Führerprinzip era que la obediencia incuestionable a los superiores supuestamente producía orden y prosperidad en la que los considerados «dignos» compartirían. Todo lo que Hitler ordenaba debía llevarse a cabo incondicionalmente, ya que de lo contrario se estaría traicionando al Führer y por ende a toda Alemania. El Führerprinzip quedó estrechamente ligado a la vida cotidiana en la Alemania nazi. El saludo formal “Heil Hitler” se convirtió en norma e incluso los niños eran instruidos para que lo realizaran en los centros educativos y denunciasen a quien no realizase el saludo con la vehemencia y reverencia adecuadas.

Los mitos también comenzaron a surgir en torno al hombre que tenía el poder absoluto de Alemania, desde que los retratos de Hitler no podían ser destruidos durante los bombardeos aunque todo se redujese a escombros hasta un profesor universitario que afirmó que su perro era capaz de decir las palabras “Adolf Hitler” cuando veía una fotografía del Führer.

Hannah Arendt
Hannah Arendt

La excusa (casi) perfecta

Durante los juicios de Nuremberg de la posguerra, los criminales de guerra nazis -y, más tarde, Adolf Eichmann durante el juicio en Israel- utilizaron el concepto del Führerprinzip para argumentar que no eran culpables de crímenes de guerra alegando que sólo seguían órdenes. Eichmann pudo haber declarado que su conciencia estaba molesta por los acontecimientos de la guerra para «hacer su trabajo» lo mejor posible.

Hannah Arendt, filósofa y teórica política​ alemana, posteriormente nacionalizada estadounidense, de religión judía y una de las filósofas más influyentes del siglo XX, concluyó que, aparte del deseo de mejorar su carrera, Eichmann no mostraba ningún rastro de antisemitismo o anormalidades psicológicas en absoluto. Lo llamó la encarnación de la «banalidad del mal», ya que en su juicio parecía tener una personalidad ordinaria y común, sin mostrar culpa ni odio, negando cualquier forma de responsabilidad.

Arendt sugirió que estas declaraciones durante los juicios de Nuremberg desacreditan de manera muy llamativa la idea de que los criminales nazis eran manifiestamente psicópatas y diferentes de la gente común, que incluso la gente más común puede cometer crímenes horrendos si se la coloca en la situación catalizadora, y se le dan los incentivos correctos.

Sin embargo, Arendt argumentó finalmente que la responsabilidad era todas suya: los niños obedecen, mientras que los adultos se adhieren a una ideología.