Por Xan Pereira

Es una cruel broma, una vuelta a las políticas de género regresivas que se creían ya superadas en EEUU en la que los hombres toman las decisiones sobre lo que le pasa al cuerpo de las mujeres. Es un ataque directo a sus derechos, ya que impide a millones de mujeres obtener atención en Planned Parenthood, una organización sin fines de lucro que proporciona atención de salud sexual en los Estados Unidos y, además, permite a los estados que dejen de exigir a las aseguradoras que cubran los servicios sanitarios esenciales como los cuidados de maternidad o el control de la natalidad.

“Es un escándalo que el futuro de los cuidados sanitarios para millones de mujeres esté en manos de 13 hombres”, comenta Cecile Richard, presidenta de Planned Parenthood . “Está claro que a ellos no les importan nuestras opiniones o nuestras vidas, porque si nos hubieran preguntado qué pensábamos, ahora estaríamos en un punto muy diferente”, continúa.

Políticas de género regresivas resurgen en el año 2017 y demuestran, una vez más, que el proyecto de ley republicano es devastador para la salud de las mujeres.

“Estoy cansada de explicar a los republicanos que Planned Parenthood ofrece a millones de mujeres control de natalidad, pruebas de detección del cáncer, y pruebas para detectar enfermedades de transmisión sexual cada año. Estoy harta de recordar una y otra vez que los dólares federales no financian los servicios abortivos de Planned Parenthood ni de ningún otro sitio”, lamentó Elizabeth Warren, senadora por Massachusetts en el Senado de Estados Unidos por el Partido Demócrata.

Bajo el nuevo proyecto de ley, las mujeres podrían pagar hasta 1.000 dólares más al mes por atención a la maternidad y millones perderían acceso incluso a los servicios sanitarios preventivos más básicos en Planned Parenthood.

Tristemente, esto no sorprende tanto como debería, ya que durante años los republicanos han hecho todo lo posible por despojar a las mujeres del derecho de tomar sus decisiones sobre sus propios cuerpos y estos esfuerzos los han liderado hombres. Cuando Donald Trump eliminó la financiación para cualquier organización mundial que simplemente mencionase la palabra “aborto”, lo hizo flanqueado exclusivamente de hombres.

Deja un comentario