El Foro Interreligioso del G20 es una plataforma anual que reúne a líderes religiosos, a políticos y a grupos confesionales para colaborar en la elaboración de programas mundiales, dentro del marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

Este año el Foro Interreligioso del G20, de cinco días de duración y que se ha llevado a cabo digitalmente en 70 países de los cinco continentes, ha reunido a líderes religiosos de todo el espectro religioso, líderes interreligiosos y miembros distinguidos de organizaciones confesionales, funcionarios gubernamentales, altos funcionarios de entidades de las Naciones Unidas, líderes de opinión y más de dos mil participantes de todo el mundo para abordar temas como la pandemia de covid-19, las catástrofes naturales, la incitación al ocio o el racismo.

Según aseguran los organizadores del Foro, las comunidades religiosas se están viendo afectadas «de manera singular» por la pandemia de covid-19 y consideran que los responsables políticos deberían reconocer que, para más del 80% de la población mundial, el prisma de una tradición religiosa afecta a la vida cotidiana, las normas y las relaciones.

Los líderes religiosos en muchas partes del mundo van mucho más allá de llevar a cabo el culto y la supervisión pastoral y por eso creen necesario establecer relaciones más estables y continuas entre los líderes religiosos, los gobiernos, las propias Naciones Unidas y los formadores de opinión a nivel mundial.

Entre las recomendaciones que se presentarán en la Cumbre de dirigentes del G20 que se celebrará en noviembre en Riad (Arabia Saudí) se incluye reconocer formalmente a la plataforma interreligiosa del Foro Interreligioso del G20 como grupo de compromiso oficial en futuras Cumbres del G20 y la participación estable de los agentes religiosos en procesos políticos a nivel nacional e internacional.

También consideran que el proceso del G20 debería tener como faro constante la atención a las comunidades vulnerables y puede beneficiarse del compromiso continuo con el Foro Interreligioso del G20 para mantener esta prioridad ética y práctica siempre en primer plano.

Asimismo las recomendaciones incluyen la necesidad de prestar atención prioritaria a la participación de las comunidades religiosas en el desarrollo, el ensayo y la distribución de las vacunas contra el virus COVID-19 y recogen también que el reto urgente y apremiante de proteger el planeta plantea preocupaciones no sólo físicas sino también morales y espirituales que las comunidades religiosas están excepcionalmente preparadas para abordar como aliados en los instrumentos de gobernanza mundial.

El Foro Interreligioso del G20 de 2020 está organizado conjuntamente por la Asociación del Foro Interreligioso del G20, el Centro Internacional de Diálogo (KAICIID), la Alianza de Civilizaciones de las Naciones Unidas (UNAOC) y el Comité Nacional para el Diálogo Interreligioso e Intercultural del Reino de Arabia Saudí (NCIRD).

Según ha explicado el presidente de la Asociación del Foro Interreligioso del G20, Cole Durham, «el séptimo Foro Interreligioso del G20, que se celebra anualmente, representa la culminación de un proceso de consultas de un año de duración que ha reunido a más de 500 representantes de organizaciones religiosas y confesionales, líderes políticos internacionales y nacionales, y expertos, en seis reuniones regionales».

La hermana Sharon Eubank, primera consejera de la presidencia general de la sociedad de Socorro y directora de la organización benéfica Latter-day Saint Charities dijo en el Foro que la fe es tan esencial como los alimentos.

Además señaló que es un error dejarles la preparación y el responder a desastres únicamente a los gobiernos y organizaciones no gubernamentales cuando las comunidades religiosas pueden ayudar.