El Gobierno llegaba a un acuerdo este sábado con Esquerra Republicana de Catalunya para abstenerse en la votación de este miércoles de la sexta prórroga del estado de alarma. La formación abandonará el «no» y regresarán a la abstención que habían mantenido hasta los dos Plenos anteriores.

Pero el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, ha advertido al Ejecutivo en el pleno que tuvo lugar este miércoles en la Cámara Baja que su cambio de posición no implica que ERC se haya convertido en un «socio» estable. Y volvió a instar al Gobierno a definir sus alianzas parlamentarias, ya que, a largo plazo, llegar a acuerdos con ERC y con Cs es incompatible. «Todo no puede ser, dime con quien pactas y te diré qué pactas», señaló.

El Gobierno ha conseguido que salga adelante una nueva ampliación del estado de alarma tras un complejo acuerdo a tres bandas con ERC, PNV y Ciudadanos, en el que se ha asegurado la abstencion de ERC y el «sí» de PNV y Ciudadanos.

Rufián en su intervención señaló que las condiciones de ERC para pactar son claras: que el Gobierno quiera «hacer política y no matemáticas». «Cada vez» que eso ha sido así, dijo, «ERC ha estado». «Y si alguna vez no ha estado, y eso ha pasado por dos veces» es «porque ERC no es socio del Gobierno, de PSOE y Unidas Podemos, sino del diálogo, de la política y de la gente. Y si estas no están en el centro de la toma de decisiones, ERC tampoco está», insistió.

Al igual que en los debates anteriores Rufián ha reprochado al Ejecutivo su decisión de pactar a varias bandas y afeó al ministro de Consumo y líder de IU, Alberto Garzón, que planteara hace unos días la posibilidad de alcanzar un acuerdo con Ciudadanos para unos futuros Presupuestos.

«¿Condecorar abusos policiales? ¿Los vientres de alquiler? ¿El contrato único? ¿Abrir bares y cerrar ambulatorios como han hecho con Ayuso, suprimir ayudas contra la violencia machista, eso es lo que van a pactar con Cs?», se preguntó.

«Ciudadanos ni es la CDU alemana, ni Arrimadas es Merkel. Ciudadanos es Vox en la fase 1 y Arrimadas es Rosa Díez en la Fase 2. Nos duele verles callar», ha criticado.

«Salimos de todo esto con más dudas que certezas. La principal, saber qué quieren ser. Todo el mundo sabe lo que quiere ser ERC, la pregunta es qué quieren ser los señores del PSOE y Podemos. Si eligen a diez diputados de la derecha (Cs) son una cosa y si eligen a trece diputados del independentismo catalán de la izquierda serán otra cosa», ha señalado Rufián.

En este sentido ha advertido de que «la pervivencia de la mesa de diálogo» pasa por «la pervivencia de ERC como actor imprescindible en la gobernabilidad». «En esa mesa nos estamos jugando fomentar o atajar un odio que llega un día y pervive por generaciones, nos jugamos que ganen los que pican cacerolas, nos jugamos que haya más manifestaciones de coches de gama alta y conciencia baja o gente aplaudiendo frente a los ambulatorios, en definitiva, nos jugamos la democracia. Quien no entienda esto no entiende absolutamente nada o al menos que salga a la calle a la ‘internacional cayetana’ en Mercedes pidiendo libertad», ha señalado.

«Todas las derechas son como el peor casero del mundo. Se creen que los países son suyos. Cuando no gobierna o habita quien les gusta, lo intentan desahuciar a patadas», ha zanjado.