La polémica ausencia del Rey en el acto de entrega de despachos a la nueva promoción de jueces en Barcelona ha desatado una tormenta en el Gobierno de coalición.

El presidente del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, reprochó al Gobierno que no había motivos suficientes para excluir a Felipe VI de la ceremonia y reveló una llamada telefónica en la que el monarca le comunicaba que le hubiese gustado estar en el acto.

Aunque la Zarzuela confirmó la llamada, matizó que ha sido una llamada de cortesía con el objeto de trasladar su felicitación personal a la nueva promoción de la carrera judicial, sin consideraciones institucionales respecto del acto ya celebrado.

Esta llamada hizo saltar a Unidas Podemos. Pablo Iglesias, líder de la formación morada, advertía: «Respeto institucional significa neutralidad política de la jefatura del Estado».

El ex juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón señalaba al respecto que: «La figura del Rey en una toma de posesión de una promoción de jueces es interesante pero no es imprescindible».

Además, según su opinión, no es apropiado ni institucional que Carlos Lesmes haya mostrado su opinión y considera que lo único que hace es calentar más el ambiente.

Por su parte, el diputado y portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, ha recurrido al fútbol para criticar la situación del Poder Judicial en España.

«El VAR es al fútbol lo que el Poder Judicial a la democracia», escribió Rufián en su cuenta de Twitter después de una jornada en la que los árbitros no han estado afortunados en la utilización del VAR.