El portavoz de Esquerra en el Congreso, Gabriel Rufián, y la conocida escritora Lucía Etxeberría se han enzarzado en un intenso debate en redes sociales a raíz de un mensaje publicado por el político en el que respalda el despido de un clarinetista por no tener un nivel óptimo de catalán. Este incidente ha desencadenado un cruce de reproches entre el dirigente independentista y la autora, donde se han afeado numerosos trapos sucios.

La controversia comenzó cuando Rufián expresó su satisfacción, en la red social X (anteriormente Twitter), por el despido de José Joaquín, clarinetista de la orquesta municipal de Barcelona durante 27 años, debido a la falta del nivel C1 de catalán.

Rufián, defensor del independentismo catalán, aprovechó la ocasión para destacar el catalán como una de las diez lenguas más habladas en la UE y para criticar al Estado y al Gobierno por no reconocerla como oficial. «Lo lucharemos hasta el final», afirmó el diputado de Esquerra.

Gabriel Rufián y Lucía Etxebarría se enzarzan en redes
Gabriel Rufián y Lucía Etxebarría se enzarzan en redes

No obstante, el tuit original de Rufián ya no está disponible, ya que lo eliminó. Al parecer, la razón fue la presencia de numerosos errores ortográficos y gramaticales señalados por Lucía Etxeberría, la escritora valenciana.

Etxeberría capturó la pantalla del tuit de Rufián y lo corrigió, exhibiendo los errores cometidos por el representante en el Congreso. «La ignominia de exigirle a un mozo de almacén el C1 cuando tu representante en el Congreso no podría aprobar ese examen», comentó la autora junto a la imagen corregida del tuit.

La polémica no se detuvo ahí, ya que Rufián, al ser mencionado por Etxeberría, aprovechó para resaltar las acusaciones de plagio que rodean a la escritora. «Es que lo tendría que haber copiado», replicó el portavoz de ERC.

Sin embargo, Etxeberría no se quedó atrás y contraatacó recordando a Rufián su promesa incumplida de abandonar la política después de 18 meses: «Rufián solo iba a estar 8 meses en el Congreso. Rufián cobra 130.000 euros al año. Y cuando a Gabriel Rufián una mujer le hace una pregunta lo único que se le ocurre hacer es insultarla. No dar argumentos. Olvidando que su sueldo lo pagan mis impuestos y los tuyos».

Este intercambio evidenció una escalada en las tensiones y dejó al descubierto diversos aspectos controvertidos en ambos lados del enfrentamiento.

DEJA UNA RESPUESTA