Las elecciones generales de este domingo han dejado a Galicia por primera vez sin representación nacionalista en el Congreso de los Diputados y el Senado, con la ausencia por segunda legislatura consecutiva del Bloque Nacionalista Galego (BNG) y el abandono de Anova de En Marea, que se presentó en dos listas.

En la pasada legislatura, la lista de En Marea incluía a dos diputados de Anova -partido formado en 2012 tras una escisión del BNG-, Alexandra Fernández y Miguel Anxo Fernán Vello, si bien la formación abandonó la confluencia y se negó a apoyar a En Común-Unidas Podemos o En Marea, las dos candidaturas que concurrieron a estos comicios.

El BNG, que cosechó su peor resultado histórico en las elecciones generales de 2016 -45.252 votos, el 2,89 % del total en Galicia-, ha conseguido duplicar sus datos tanto en votos como en porcentaje -93.119 votos, un 5,27 % del total-, si bien se ha quedado a 12.000 votos de arrebatarle al Partido Popular un escaño por A Coruña.

En Marea, por su parte, ha obtenido 17.556 votos, el 1,08 % del total de Galicia, lo que deja a la confluencia como séptima fuerza, justo por detrás de Vox, e incluso ha sido superada por Pacma en A Coruña y Pontevedra.

Las dos fuerzas apelaron a un discurso similar durante la campaña: representar a Galicia en el Congreso de los Diputados sin depender de ninguna fuerza estatal, en clara alusión a la integración de En Marea en el grupo confederal de Unidos Podemos a lo largo de la pasada legislatura.

Tras no haber obtenido escaños, ambos partidos han situado como objetivo los próximos comicios -las elecciones municipales del 26 de mayo y las elecciones autonómicas previstas para 2020-, en los que el debate les sea más favorable.

«El contexto ha estado muy polarizado, ha sido claramente presidencialista y las fuerzas del ámbito estatal han jugado a polarizar sobre el voto útil», ha señalado la portavoz nacional del BNG, Ana Pontón, durante su comparecencia tras la jornada de votaciones.

Por su parte, el portavoz de En Marea, Luís Villares, ha lamentado que la «clave estatal» de los comicios les haya «pasado factura», con una polarización «que llevó a la gente a votar al PSOE para frenar a la derecha»; ante esta situación, espera «recuperar la confianza» de la ciudadanía de Galicia «cuando lo importante sean las ideas».

Fuente

Deja un comentario