Por Javier Cortines

En Galicia, el mundo de la cultura ha roto una lanza a favor del pueblo palestino y, junto a varios colectivos con marcada “conciencia social”, iniciará esta semana una serie de actividades para pedir a España que no participe en el Festival de Eurovisión que se celebrará del 14 al 18 de mayo en Tel Aviv (Israel), tras la victoria de la cantante Netta Barzilai y su canción “Toy” en el certamen de 2018.

“Los participantes en esta edición de Eurovisión están confirmando implícitamente su disposición, anteponiendo el interés del espectáculo, a encubrir la ocupación de Palestina e ignorar los derechos de su pueblo” (sobre las tierras que les quitaron hace siete décadas), señala el citado movimiento gallego que, con su decisión, se une a la campaña palestina de Boicot, Desinversión y Sanciones a Israel (BDS).

Con tal motivo se celebrará una gala el próximo 3 de abril en el Palacio Principal de Santiago en la que actuarán artistas y bandas gallegas como Mónica Nut, Jásper Nao, Zeltia Irevire&Neves Seara, el mago Teto, Alba Maria y Quero Díaz, Somdolilá, Jano Costas, Curturactiva Productións y Check Point Clown.

Dicho evento -para lanzar el mensaje de la necesidad de boicotear el Festival de Eurovisión de Tel Aviv, “ciudad feliz y festiva” que está a unos 70 kilómetros de la cercada y ensangrentada Franja de Gaza-, ha sido organizado por BDS Galiza y Pallasos en rebeldía en colaboración con la Fundación Araguaney-Puente de Culturas, Concello de Santiago, Jenin y Galiza por Palestina.

La Gala del Palacio Principal de Santiago coincide con el 43 aniversario del Día de la Tierra Palestina, que tuvo lugar el pasado 30 marzo con masivas manifestaciones en la verja fronteriza -la mayoría pacíficas- que fueron disueltas con gases lacrimógenos y disparos del ejército israelí, lo que dejó un reguero de cuatro muertos (tres jóvenes de 17 años y uno de 21) y unos 320 heridos, 60 con impactos de bala.

Palestina está convencida de que la campaña BDS podría ayudar a terminar con el apartheid que practica Israel, ya que en la Sudáfrica de Nelson Mandela una idea similar contribuyó a terminar con la discriminación racial y, posteriormente, a la reconciliación del país, al reconocerse los mismos derechos “a los opresores blancos y a los oprimidos de raza negra”.

La iniciativa gallega, que fue presentada en su día por Elvira Souto, miembro del movimiento social BDS Galiza, y Fran Rei, fundador de Pallasos en Rebeldía, está teniendo actualmente su réplica en otros países europeos, entre éstos, Irlanda, Islandia, Portugal, Reino Unido y Suecia, donde también han surgido movimientos con “conciencia social” que “no quieren lavarse las manos y taparse los ojos”.

Mañana, martes, se celebrará un debate sobre Palestina en la Facultade de Xeografía e Historia de Santiago. También se proyectará el documental Gaza, que ganó un Premio Goya en esta edición de 2019 y que narra, a través de diversos personajes, cómo Israel pisotea los Derechos Humanos de los palestinos.

El miércoles, coincidiendo con la gala del Palacio Principal, se abrirán puntos de contacto, a partir de la cinco de la tarde, en la Praza do Tuoral, donde la gente podrá informarse de las legítimas aspiraciones del pueblo palestino a constituir un Estado independiente con capital en Jerusalén Este.