Este martes, el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi ha afirmado en varias ocasiones durante un desayuno informativo, que no habrá acuerdo en la reforma laboral. Garamendi ha tildado de «marxista» la reforma laboral que propone el Gobierno y ha reiterado que no está de acuerdo con ella porque, en su opinión, «no es lo que pide Europa», que está más centrada en las contrataciones. Según el líder de la patronal, la propuesta de la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, no serviría para crear empleo, mientras que la del PP «fue efectiva», tal y como recoge 20minutos.

«Sabemos que Europa no está pidiendo esto, que está pidiendo otra cosa, que es que hablemos de contrataciones, y nos sentaremos a hablar de esto. Nos sentaremos en todas las mesas, pero esto no consiste en que yo traiga un modelo, que me lo traiga el Gobierno», ha señalado.

Y aunque considera que hay que mejorar el problema de la temporalidad, ha indicado que lo temporal no tiene por qué ser precario y ha recordado que la temporalidad es mayor en el empleo público que en el privado: «Estamos en un 25%, pero el Estado está en un 33%».

Garamendi se ha mostrado preocupado con la fiscalidad de las empresas, mayor que la de nuestros vecinos europeos. Según el presidente de la CEOE, el efecto es una mayor economía sumergida: del 13% en Europa y del 24% en España. Por ello pide una reforma fiscal «a la madrileña», con una mayor base imponible y tipos más bajos.

En relación al grupo de expertos puesto en marcha por el Gobierno para acometer la reforma fiscal, Garamendi ha recordado que el Ministerio de Trabajo también creó un grupo de expertos para decidir sobre la senda de subida del salario mínimo interprofesional (SMI) y ha señalado: «Eso de tener un grupo de expertos elegido por ellos… A mi los grupos de expertos, lo que digan o no digan, nosotros diremos lo que sea con nuestro grupo de expertos, que es muy superior».

Garamendi también ha mostrado su desacuerdo con la reforma de las pensiones propuesta por el ministro José Luis Escrivá, al que ha criticado por las desafortunadas declaraciones sobre los baby boomers. El ministro ha abierto la puerta a que se apruebe una pequeña reducción en la pensión de los nacidos entre 1960 y 1975. La semana pasada, Escrivá planteó la generación del baby boom deberá asumir «un pequeño ajuste en su pensión» o, en su defecto, trabajar más tiempo para compensar que la generación que viene inmediatamente por detrás de la suya es mucho menos numerosa. Garamendi ha decidido dejar ese papel a los que corresponde y ha dicho: «Que se mojen los que se tienen que mojar».

Para finalizar, el líder de la CEOE ha criticado que se liguen las pensiones al IPC, como está recogido en el Pacto de Toledo y que es, a su juicio, uno de los problemas que impiden sus sostenibilidad. «Las pensiones hay que ligarlas al empleo, si no creamos empleo será complicado hablar de pensiones». Además, ha lanzado un dardo al Ejecutivo por pensar, en su opinión, en los pensionistas actuales y no en los futuros.

Pepe Álvarez afirma que decir que la reforma laboral es «marxista y no decir nada es lo mismo»

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ha afirmado que decir que la reforma laboral es «marxista y no decir nada es lo mismo» y que la propuesta que hay encima de la mesa se puede calificar de muchas maneras, «pero en ningún caso de totalitaria».

Para Álvarez, la CEOE tiene que entrar en la vía de negociación. «Vamos a tener la oportunidad de continuar hablando y estamos acostumbrados a que después de grandes declaraciones entremos en la letra pequeña y siempre es posible alcanzar un acuerdo. Esperamos que sea posible», ha dicho.

El máximo representante de UGT ha destacado además que no hay negociaciones respecto al SMI y ha exigido al Gobierno «que deje tanto de hablar del SMI sin reunir a las organizaciones». En este sentido, ha aprovechado para señalar que «el diálogo no se puede producir en los temas en los que quiere el Gobierno». «Me parece que es muy poco elegante, por no decir que creo que deja mucho que desear desde el punto de vista de las negociaciones, que todas las noticias que tenemos las conozcamos porque la vicepresidenta hace intervenciones en los medios y no tenga la valentía de reunir a las partes para poder discutirlo», ha denunciado.

«Si continúa así tomaremos la decisión de ir a las negociaciones cuando pensemos que tenemos que hacerlo y cuando nos interese hacerlo», ha zanjado el secretario general de UGT.

1 Comentario

  1. Garamendi:
    Tu problema, y el de todo ese entorno que te rodea (COE, PP, VOX, ETC ), se resume en una sola palabra: C L A S I S M O.
    Vuestro único problema es que os creéis SUPERIORES, y a los currantes únicamente nos veis como a simples peones-tuercas de vuestro codicioso ajedrez. Aunque por temor lo ocultéis, también tenéis un total rechazo al sistema parlamentario. Por principio, un clasista nunca puede llegar a tener un sentimiento social empático, porque para él NO existe la sociedad como elemento integrador de TODOS. Para él solo existen dos tipos de personas: AMOS Y SÚBDITOS, separadas por un gran abismo.
    Por eso, cosas como subir el sueldo mínimo de la SOCIEDAD, les duele. Para ellos lo mejor sería llevar la concentración de la riqueza hasta límites donde ellos se sientan mucho más en su salsa: LA CODICIA Y EL FEUDALISMO.
    NO, señor Garamendi, NO somos tuercas ni peones de ajedrez, somos LA SOCIEDAD.

DEJA UNA RESPUESTA