«Hubo que afrontar esa responsabilidad y se hizo, pero desde luego fue un mal momento», ha señalado Garrido en declaraciones a los medios después de su último acto institucional como presidente de la Comunidad de Madrid, la apertura del VII Congreso Gasnam, asociación que fomenta el uso del gas natural y renovable en el sector del transporte.

Garrido ha indicado que «es una casualidad» que su último acto como presidente haya sido este siendo Ingeniero de Minas, aunque no ha mencionado la coincidencia de que haya tenido lugar en la calle Cifuentes, en concreto en el número 5, donde se encuentra el espacio La Nave.

«Hay que mantener la agenda hasta el final», ha comentado el presidente regional, para agregar que «es un acto más, hay que darle la misma importancia y consideración que al resto», aunque ha reconocido que se trata de «un día distinto, porque es el último».

Garrido presentará su dimisión este jueves a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Paloma Adrados, aunque no lo hará de forma presencial, y a partir de ese momento el actual vicepresidente, consejero de Presidencia y Portavoz del Gobierno, Pedro Rollán, será el nuevo presidente.

Entre lo mejor de la Legislatura, Garrido ha destacado «haber sido representante de todos los madrileños», lo que, a su juicio, «es primero una responsabilidad pero también es un honor».

«Me quedo satisfecho con algunas cosas que hemos conseguido, crear 400.000 empleos, creo que era importante para Madrid, haber bajado los impuestos, mantener e incrementar la calidad de nuestros servicios públicos…», ha enumerado Garrido.

Así, ha afirmado que deja una Comunidad de Madrid «mejor» que la que se encontraron, «más cohesionada», y ha destacado que «esa es la obligación de un político, «dejar las cosas mejor que cuando se lo encontró». «Yo creo que eso se ha conseguido», ha apostillado.

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario