Redacción

El coordinador federal y portavoz parlamentario de Izquierda Unida, Alberto Garzón, ha asegurado tajante que “el PP de Madrid es el corazón de la corrupción del PP a nivel nacional” y ha tachado de “doblemente importante” las comparecencias de mañana en el Congreso de los recientes ex números uno y dos del Partido Popular de Madrid, y ex presidentes de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre e Ignacio González, para declarar ante la comisión parlamentaria que investiga la financiación ilegal estatal del partido de Mariano Rajoy.

Garzón ha explicado esta mañana en rueda de prensa en la Cámara Baja que él será el encargado del interrogatorio de Aguirre como portavoz del grupo confederal e insistió en la relevancia de lo que puedan decir “estos dos pesos pesados del PP madrileño”, en especial quien fue la presidenta de esta formación entre 2004-2016.

“Primero -detalló esa importancia- porque Esperanza Aguirre es una de las personas que mejor debe conocer la dinámica interna del PP”, un partido que “está siendo investigado política y judicialmente por casos de financiación ilegal” y tramas de corrupción como Lezo, Gürtel o Púnica.

“Tenemos la esperanza de que sirva para esclarecer los métodos y mecanismos de cómo el PP de Madrid se financiaba ilegalmente y también a nivel nacional, que es lo que se investiga en esta comisión”, dijo.

“Creemos que el PP de Madrid -incidió- es el corazón de la corrupción del PP a nivel nacional”, y ello “no sólo porque comparten sede en la calle Génova”, sino porque comparten otras cuestiones “como se ha demostrado con los procesos y mecanismos que han utilizado para las campañas electorales de 2007 y 2011, de las que se ha beneficiado también el propio Rajoy”.

Alberto Garzón aprecia una clara similitud política entre la gran cantidad de casos de corrupción en los que está inmerso el PP y todo lo que rodea al ‘caso Cifuentes’. Denunció que en este último se ve con meridiana claridad “cómo el Partido Popular ha construido una redes clientelares gracias a su destacada presencia en la Administración Pública”, en la Universidad en un asunto donde chocamos con el “clientelismo más burdo”.

Indicó que “no está desconectado de la comparecencia de mañana” de Esperanza Aguirre y consideró que este ‘caso Cifuentes’ revela una forma de hacer política y ese uso de lo público por parte de las políticas “clientelares y caciquistas del PP”, lo que es doblemente grave, primero por sus “mentiras”, y luego porque “afecta a una institución tan básica en democracia como es la Universidad Pública”.

Deja un comentario