El coordinador general de Izquierda Unida, Alberto Garzón, ha considerado «muy grave que haya una mafia, una organización criminal dentro del Estado, dentro de la Policía que investigue, espíe, robe y construya información falsa sobre oponentes políticos».

Y que eso se haga «sencillamente porque esos oponentes políticos sean de Podemos o de Izquierda Unida» porque son los que proponen «acabar con los privilegios de quienes nos han saqueado durante la crisis».

«Es muy grave que el concejal del Ayuntamiento de Madrid Carlos Sánchez Mato, candidato a la alcaldía de Madrid tenga una querella puesta por Villarejo», en alusión al excomisario de Policía en prisión.

«Es absolutamente sintomático que PP, PSOE y Ciudadanos no hayan dicho ni ‘mu’ sobre estas cuestiones», ha añadido antes de remachar que una cuestión «tan grave para la democracia» se ha encontrado el «silencio cómplice» de esos tres partidos políticos.

«Nadie cree que una trama y una organización criminal de esas dimensiones sólo fuera responsabilidad del comisario Villarejo; para llevar a cabo todas esas operaciones se necesita la complicidad de mucha más gente dentro del Estado, dentro de esas instituciones; tenemos la enorme sospecha de que muchos de los responsables siguen en el Estado, en la Policía Nacional, y no se quiera investigar», ha asegurado en declaraciones a los periodistas.

También ha recordado que esos tres partidos rechazaron la comparecencia de Villarejo en el Congreso.