La compañía automovilística china Geely llamó a revisión a un total de 89.657 vehículos debido a problemas detectados en las bombas de combustible, informaron hoy las autoridades chinas de control de calidad.

La medida afecta a 42.216 vehículos de los modelos Geely Vision y GC7 fabricados entre el 7 de octubre de 2010 y el 7 de julio de 2012, así como a 47.441 modelos EC7 producidos entre el 5 de julio de 2011 y el 31 de mayo de 2012, según detalló la Administración General de Supervisión de Calidad en un comunicado citado por la agencia estatal de noticias Xinhua.

Los fallos detectados en las bombas de combustible de dichos vehículos podrían presentar riesgos de seguridad, por lo que la compañía reemplazará las piezas de forma gratuita a los propietarios de los automóviles afectados.

Geely, uno de los principales grupos privados del sector en China, es propietaria desde 2010 de Volvo Cars, la división de automóviles que el consorcio sueco había vendido a finales del siglo pasado a la estadounidense Ford.

Deja un comentario