George Pell el cardenal australiano condenado por pederastia a seis años de cárcel por abusar sexualmente de dos niños hace más de veinte años, comparó el sufrimiento que padece al que sufrió Jesucristo.

En una carta de dos páginas, fechada el 1 de agosto desde el penal de Melbourne donde se encuentra confinado, firmada por el religioso y difundida en redes sociales por un grupo de apoyo, Pell sostiene su inocencia, y se compara con el mismo Jesucristo, ofreciendo su «sufrimiento» en la cárcel por el bien de la Iglesia

Pell, quien llegó a ser el número 3 del Vaticano, asegura que la «fe» es la fuente de su fortaleza y el «sufrimiento» le da «sentido y dirección«. El Cardenal agradece el apoyo a las personas que creen en él y les dice que espera conocer la apelación contra la condena, cuyo recurso quedó en junio visto para sentencia.

Antes de recalar en Roma, y durante décadas, Pell se comportó como un auténtico depredador, según ha quedado acreditado ante la justicia australiana. No sólo violó a un menor, abusó al menos de otro y tocó los genitales de otros tres menores –de los que han denunciado– sino que, durante sus treinta años largos como obispo en Australia amparó, protegió y encubrió a otros depredadores.

Pell fue condenado el pasado mes de marzo, después de que un jurado determinara su culpabilidad en cinco cargos de pederastia «con crueldad indiferencia» y «abrumadora arrogancia«, por los abusos sexuales cometidos a dos niños del coro en la catedral de St Patrick’s, en Melbourne, entre 1996 y 1997.

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario